Volcán en Indonesia hace erupción repentinamente; un muerto

El volcán más alto de Java, la isla con mayor densidad de población de Indonesia, expulsó el sábado columnas gruesas de ceniza, gas ardiente y lava por sus laderas en una erupción repentina prov...

El volcán más alto de Java, la isla con mayor densidad de población de Indonesia, expulsó el sábado columnas gruesas de ceniza, gas ardiente y lava por sus laderas en una erupción repentina provocada indirectamente por fuertes lluvias. Al menos un aldeano murió de quemaduras y decenas fueron hospitalizados.

La erupción del volcán Semeru en el distrito Lumajang en la provincia de Java Oriental dejó varias aldeas circundantes cubiertas de ceniza.

Una tormenta y varios días de lluvia erosionaron el domo de lava sobre el volcán, provocando y finalmente que colapsara, desatando una erupción del Semeru, de 3,676 metros (12.060 pies), informó el director del centro de estudios geológicos, Eko Budi Lelono.

Agregó que, en al menos en dos ocasiones el sábado, los flujos de lava recorrieron hasta 800 metros (2.624 pies) a un río cercano. Aconsejaron a las personas a mantenerse a 5 kilómetros (3,1 millas) de la boca del cráter, informó la agencia.

Columnas gruesas de ceniza han oscurecido varias aldeas, afirmó Thoriqul Haq, jefe del distrito Lumajang. Agregó que varios cientos de personas fueron trasladadas a refugios temporales o buscaron áreas seguras. Un apagón obstaculizó el desalojo, afirmó.

El escombro y la lava junto con el agua de la lluvia formaron un lodo espeso que destruyó el puente principal entre Lumajang y el distrito Malang, así como un puente más pequeño, dijo Haq.

A pesar del aumento de actividad desde el miércoles, el último estado de alerta del Semeru había permanecido en el tercer más elevado de cuatro desde que comenzó a hacer erupción hace un año. El Centro de Vulcanología y Mitigación de Riesgos Geológicos no aumentó el nivel esta semana, dijo Lelono.

Un hombre murió de quemaduras graves y 41 más fueron hospitalizados con quemaduras, dijo Indah Madar, la subjefa distrital. Agregó que dos aldeanos fueron reportados como desaparecidos y que varios mineros de arena estaban atrapados en áreas aisladas a lo largo del río de la aldea.

Casas enteras en la aldea Curah Kobokan resultaron dañadas por el escombro volcánico, dijo Madar.

La televisión mostraba a la gente corriendo presa del pánico bajo una enorme nube de ceniza, con la cara mojada por la lluvia mezclada con ceniza volcánica. El Semeru entró en erupción por última vez en enero, sin causar víctimas.

Indonesia, un archipiélago de más de 270 millones de personas, es propenso a terremotos y actividad volcánica porque se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico.