OPEP y aliados deciden mantener producción intacta

La OPEP y demás países productores decidieron el jueves mantener sin variación su producción, pese a la incertidumbre generada por la nueva variante ómicron del coronavirus.

La OPEP y demás países productores decidieron el jueves mantener sin variación su producción, pese a la incertidumbre generada por la nueva variante ómicron del coronavirus.

La OPEP, liderada por Arabia Saudí, y sus aliados, encabezados por Rusia, votaron a favor de incrementos graduales y modestos de la producción, una tendencia que ha frustrado a Estados Unidos y otros países consumidores de petróleo agobiados por el alza de los precios de la gasolina.

La alianza OPEC+ aprobó un aumento de producción de 400.000 barriles diarios para el mes de enero.

El descubrimiento de la variante ómicron llevó a muchos países a imponer restricciones de viajes. Si los gobiernos imponen encierres colectivos, la demanda de petróleo podría disminuir en unos 3 millones de barriles diarios para inicios del 2022, según proyecciones de Rystad Energy.

El precio del petróleo estadounidense disminuyó al conocerse sobre la variante y cayó aun más cuando OPEC+ reveló que no recortará la producción. Hace una semana rondaba los 78 dólares por barriles y ahora se encuentra en unos 65 dólares por barril. El crudo Brent, usado como referencia internacional, protagonizaba una trayectoria similar: estaba a unos 79 dólares el barril la semana pasada y ahora está a unos 68 dólares por barril.

Hace pocos días el ministro saudí de energía Abdulaziz bin Salman desestimó los efectos que podría tener la variante en la demanda petrolera, al decirle al periódico saudí Asharq al-Awsat: No estamos preocupados.

Pero los ministros de la OPEP postergaron brevemente uno de sus encuentros esta semana, a fin de darse tiempo para aprender si la variante estaba llevando a los gobiernos a imponer confinamientos o si estaba dejando intacta a la demanda petrolera mundial.