Corte Suprema de EEUU se inclina por poner límites al aborto

y ordenó una nueva audiencia en el pleno de la Corte.

y ordenó una nueva audiencia en el pleno de la Corte.

Las personas no blancas y de menos recursos resultarían perjudicadas desproporcionadamente, dijeron simpatizantes del derecho al aborto.

Los tres jueces centroizquierdistas de la Corte expresaron que revertir los fallos en los casos de Roe y Casey perjudicaría en forma importante la propia legitimidad del máximo tribunal.

¿Sobrevivirá esta institución al hedor que esto crea en la percepción pública de que la Constitución y su interpretación son meros actos políticos?, preguntó la jueza Sonia Sotomayor.

En términos inusualmente enérgicos para un argumento de la Corte Suprema, el juez Stephen Breyer advirtió a sus colegas que más vale que estén completamente seguros antes de desechar las decisiones establecidas sobre el aborto.

Según diversas encuestas públicas, persiste el apoyo de los estadounidenses al fallo en el caso de Roe, aunque otras muestran respaldo a que haya más restricciones al aborto.

Entre los conservadores, el juez presidente John Roberts parecía el más interesado en un fallo menos radical que respete la ley de Mississippi, pero sin revocar explícitamente los fallos de Roe y Casey.

Eso quizá sea lo que están solicitando, pero el punto en cuestión ante nosotros hoy son las 15 semanas, declaró Roberts en alusión a la exigencia de Mississippi de que se anulen los casos más generales y que se respete su propia ley.

Más de 90% de los abortos se efectúan en las primeras 13 semanas de embarazo, mucho antes de la viabilidad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), que tienen carácter federal.

Alrededor de 100 mujeres al año interrumpen sus embarazos después de las 15 semanas en la única clínica para abortos en Mississippi, la Jackson Women™s Health Organization. La clínica no efectúa abortos después de las 16 semanas de embarazo.

Incluso respetar la prohibición de las 15 semanas implicaría rechazar la línea de la viabilidad establecida hace décadas. Los partidarios del derecho al aborto aseguran que esa situación anularía efectivamente el fallo sobre Roe y no dejaría ninguna línea de principio para cuando se puedan prohibir los abortos.

El juez Neil Gorsuch, también nombrado por Trump, dejó entrever que la falta de una alternativa rigurosa podría ser una razón para anular totalmente los fallos de Roe y Casey.

Usted enfatizó que, si se aprobaran las 15 semanas, entonces tendríamos casos a las 12 y 10 y 8 y 6 y por ello mi pregunta es, hay alguna línea que el gobierno crea que pudiera ser la referencia o no, preguntó Gorsuch a la fiscal general Elizabeth Prelogar, la abogada del gobierno del presidente Biden que apoya a la clínica en Mississippi.