Atacan credibilidad de testigo en juicio de Maxwell

Los abogados de Ghislaine Maxwell intentaron el miércoles socavar la acusación de una denunciante clave de que la socialité británica ayudó al financiero estadounidense Jeffrey Epstein a abusar s...

Los abogados de Ghislaine Maxwell intentaron el miércoles socavar la acusación de una denunciante clave de que la socialité británica ayudó al financiero estadounidense Jeffrey Epstein a abusar sexualmente de la mujer durante años, comenzando cuando tenía 14.

La testigo, que utiliza el seudónimo Jane para proteger su carrera artística de 22 años, dio el martes detalles explícitos sobre los presuntos encuentros ocurridos en la década de 1990, en los que retrató a Maxwell como una participante activa.

Durante un metódico contrainterrogatorio, la abogada Laura Menninger confrontó a la mujer con documentos del FBI de 2019 y 2020, que indican que le había dicho al gobierno que no recordaba claramente si Maxwell estuvo presente cuando Epstein abusó de ella o si Maxwell alguna vez la tocó.

Otros documentos señalan que afirmó que nunca fue abusada durante una visita al rancho de Epstein en Nuevo México. Eso contradijo su testimonio sobre los presuntos encuentros con él en ese lugar que dijo la hicieron sentir un vacío en el corazón.

La testigo negó haber cambiado su recuento y desafió la veracidad de los documentos, al afirmar que sus declaraciones nunca fueron grabadas.

Estos sólo fueron apuntes¦ Muchos no están correctos, comentó.

En otro momento respondió: No recuerdo haber dicho lo que está escrito ahí.

No contradijo otros documentos que indican que nombró a varios tipo modelos y otras mujeres que vio participar en masajes grupales con Epstein. También confirmó haberle dicho al FBI que alguna vez voló en avión privado con el príncipe Andrés de Gran Bretaña.

Maxwell, de 59 años, se declaró inocente a cargos que los fiscales indican que demuestran que ella y Epstein eran cómplices del crimen. La defensa ha respondido que la convirtieron en chivo expiatorio de Epstein, quien se suicidó en una cárcel de Manhattan a los 66 años en 2019 mientras esperaba ser enjuiciado por tráfico sexual.