Kirguistán: Comicios parlamentarios favorecen al oficialismo

emergieron como los más votados. Algunos partidos de oposición no tardaron en impugnar los resultados y acusaron a las autoridades de amañar las votaciones.

emergieron como los más votados. Algunos partidos de oposición no tardaron en impugnar los resultados y acusaron a las autoridades de amañar las votaciones.

Kirguistán, una nación montañosa de 6,5 millones de habitantes, sin costas y colindante con China, Tayikistán, Uzbekistán y Kazajistán, pertenece a alianzas en economía y seguridad dominadas por Rusia. Alberga una base aérea rusa y depende de Moscú para apoyo financiero.

Zhaparov servía una condena de 11 años y medio en prisión por secuestrar a un gobernador regional en medio de una disputa en torno a una mina de oro cuando fue liberado por simpatizantes, los cuales impugnaron los resultados de las elecciones parlamentarias de octubre de 2020.

Los disturbios del año pasado significaron la tercera salida de un líder nacional mediante la violencia en los últimos 15 años. Al igual que los levantamientos que culminaron con el derrocamiento de mandatarios en 2005 y 2010, la revuelta de 2020 fue impulsada por rivalidades entre los clanes que conforman la política nacional.

Después de ser elegido, Zhaparov impulsó un referendo que aprobó una nueva Constitución en la que se incrementaba de manera significativa la autoridad presidencial a expensas del Parlamento. Redujo el tamaño de éste de 120 a 90 escaños y le dio al mandatario el poder para designar jueces y directores de las agencias de seguridad.

En los comicios del domingo, 54 escaños se ocupan por las listas del partido y los otros 36 en contiendas electorales.

Con más del 97% de los distritos electorales computados, los bloques Ata-Zhurt (Patria Kirguistán), Izhenim (Fe) e Yntymak (Armonía) encabezaban la contienda con aproximadamente 16%, 13% y 11% de los votos, respectivamente, en las listas partidistas, según la Comisión Central Electoral. Los tres bloques han sido leales a Zhaparov.