Nuevo fallo favorece a CFK; sobreseída por lavado de dinero

La vicepresidenta y exmandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner fue sobreseída en una causa emblemática por presunta corrupción.

La vicepresidenta y exmandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner fue sobreseída en una causa emblemática por presunta corrupción.

La medida fue dispuesta este viernes por un tribunal oral federal de Buenos Aires, que debía juzgarla a ella y a sus dos hijos por los presunta asociación ilícita y lavado de dinero.

La expresidenta (2007-2015) estaba acusada de ser la cabeza de una organización delictiva destinada a defraudar al Estado mediante la concesión de obra pública a empresarios, que a su vez canalizaban parte de esos montos a la familia presidencial a través de un esquema de lavado de dinero basado en actividades hoteleras e inmobiliarias.

Es la tercera causa judicial en los últimos meses que le permite a la vicepresidenta eludir un juicio oral. Previamente había sido sobreseída por operaciones de compra de dólar futuro y por la firma de un pacto de cooperación judicial con Irán para esclarecer el atentado contra una mutual judía de Buenos Aires en 1994.

Sobreseer a Cristina Elisabet Fernández en orden al hecho que fuera calificado como lavado de activos en concurso ideal con admisión de dádivas, en calidad de coautora, por el que fuera imputada en los requerimientos de elevación a juicio de las partes acusadoras, según el fallo dividido del tribunal integrado por tres jueces.

De los múltiples procesamientos que enfrentaba la dirigente, la llamada causa Hotesur-Los Sauces, por el nombre de las firmas familiares, era la que más le preocupaba debido a que estaban también involucrados sus hijos Máximo y Florencia Kirchner.

La pesquisa, iniciada en 2014, había concluido que durante 12 años -incluida la presidencia de Néstor Kirchner (2003-2007), fallecido en 2010- se asignaron obras públicas por más de 16.000 millones de pesos a empresarios de su confianza. Según los investigadores judiciales, parte de este dinero se habría girado a los Kirchner mediante distintas maniobras de lavado de activos tomando como fachada los hoteles y alquiler de propiedades de la familia presidencial.

El fallo de este viernes puede ser apelado ante la Cámara de Casación y luego ante la Corte Suprema.