ACNUR lanza campaña de acogida temporal de niños refugiados

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en México y la Fundación Juconi, una organización de atención a menores, lanzaron el viernes una campaña para la acogida temporal de...

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en México y la Fundación Juconi, una organización de atención a menores, lanzaron el viernes una campaña para la acogida temporal de niños refugiados o solicitantes de asilo.

México ha recibido este año más de 108.000 solicitudes de refugio, según datos oficiales, entre ellas cerca de 18.000 son niñas, niños y adolescentes y de ellos al menos un millar no estaban acompañados. Este es el grupo que podría ser objetivo de esta iniciativa que ya funciona en distintos lugares del mundo.

Según señaló Isabel María Crowley, de Juconi, el programa inició de forma incipiente pero el objetivo es llegar a 120 familias en 2022 que albergarán a los niños o adolescentes por un periodo de entre 6 y 12 meses.

Es un programa con números relativamente pequeños por el momento, pero sí creo que pueda transformarse en la protección" de los menores, dijo Giovanni Lepri, representante de ACNUR México.

No obstante, varios estados mexicanos gestionan programas similares, indicó Oliver Castañeda, procurador federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.

Las familias que quieran participar en la iniciativa deben registrarse, someterse a una capacitación por parte de las autoridades encargadas de niñez, preparar los documentos requeridos y sólo después de una serie de pruebas logran la certificación como personas preparadas para acoger a un menor, explicó el procurador.

Todo este proceso puede alargarse entre 3 y 6 meses y tiene como principal objetivo confirmar que el menor se integrará a un hogar seguro y que se elegirá el más adecuado para cada niño en concreto, ya sea una familia tradicional o cualquier otra forma de familia.

"No sólo (hay que) buscar a las familias idóneas sino que el personal que participa en el proceso sea el idóneo", agregó Castañeda, quien garantizó que el monitoreo de las autoridades continua durante la acogida así como el trabajo para una eventual reunificación familiar del menor.

Crowley subrayó que esta iniciativa no sólo es buena para los niños y su desarrollo psicosocial sino que, además, cuesta menos un niño en una familia de acogida que en un centro aunque a quienes acogen se les da una pequeña ayuda económica para los gastos.

Estamos entre las personas más vulnerables y vulneradas", destacó el representante de ACNUR. "No veo otra mejor protección que un hogar.