Unos 1.600 migrantes perdidos en el Mediterráneo este año

hacia Italia. Alrededor de 60.000 personas han llegado a Italia por la vía marítima este año, y cerca de 1.200 han muerto o desaparecido en la travesía, de acuerdo con el Alto Comisionado de las N...

hacia Italia. Alrededor de 60.000 personas han llegado a Italia por la vía marítima este año, y cerca de 1.200 han muerto o desaparecido en la travesía, de acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

El número de desaparecidos es un cálculo que se basa parcialmente en información de sobrevivientes de los naufragios.

Los activistas de rescate de migrantes señalaron el jueves que el agua estaba entrando en un bote en el centro del Mediterráneo con 430 personas a bordo y pidió la ayuda de las autoridades europeas. Otro bote operado por la organización no gubernamental Sea-Watch buscaba un puerto seguro en el cual desembarcar a 463 migrantes rescatados.

Desde el año pasado el tráfico ha aumentado en una ruta aún más peligrosa en el Océano Atlántico que usan los migrantes que parten de Senegal, Mauritania y Marruecos en botes básicos de madera con la esperanza de llegar a las Islas Canarias, un archipiélago de España. Algunas embarcaciones se hunden no muy lejos de la costa de ífrica y otras desaparecen más adelante, en algunos casos perdidas rumbo a las Islas Canarias y dirigiéndose mar adentro en el Atlántico.

La ruta del oeste de ífrica es muy larga y muy peligrosa, subrayó di Giacomo.

La OIM ha registrado 900 muertes en la ruta a las Islas Canarias este año, explicó, pero el número real podría ser del doble y nadie está prestando mucha atención.

Más de 400 personas fueron rescatadas esta semana cuando trataban de llegar al grupo de islas.

Grupos de derechos humanos con frecuencia critican a los gobiernos europeos por no hacer más para rescatar a los migrantes que tratan de llegar al continente en embarcaciones no aptas para el mar.

Los esfuerzos europeos de rescate encabezados por Italia en el centro del Mediterráneo disminuyeron desde hace un par de años y se ha puesto mayor énfasis en la capacitación y el equipamiento de la guardia costera de Libia para interceptar botes con migrantes antes que éstos lleguen a aguas europeas. Los detractores aseguran que Europa no está prestando atención a los abusos a los derechos humanos cometidos en los centros de retención de migrantes en Libia.

Al señalar que nueve de cada 10 refugiados han huido a países vecinos, Carlotta Sami, del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Italia, dijo que la agencia está presionando para que los gobiernos de la Unión Europea brinden rutas seguras para los refugiados a fin de disminuir el número de aquellos que tratan de realizar la travesía extremadamente peligrosa.

___

La periodista de The Associated Press Lorne Cook en Bruselas contribuyó a este despacho