Nasry Asfura busca ir de alcalde a presidente de Honduras

Yo soy diferente, así se autodefine Nasry Juan Asfura, actual alcalde de la capital de Honduras que busca convertirse en presidente en las próximas elecciones del 28 de noviembre.

Yo soy diferente, así se autodefine Nasry Juan Asfura, actual alcalde de la capital de Honduras que busca convertirse en presidente en las próximas elecciones del 28 de noviembre.

¿Por qué es diferente?, cuestionan diversos sectores que ven en su bloque político, el oficialista Partido Nacional, una entidad marcada por un alto grado de corrupción y vínculos con el crimen organizado de varios de sus líderes. ¿Por qué me siento diferente? Porque hemos hecho las cosas diferentes a través de tantas épocas de política en Honduras. Hoy me considero diferente en mi manera de actuar y de pensar, en mi manera de hacer las cosas y en mi trabajo, expresó el edil recientemente en una concentración política en Tegucigalpa.

Lleva al frente de la alcaldía de Tegucigalpa dos períodos consecutivos, ocho años de administración (2014-2018) y (2018-2022), en los que se enfocó en mejorar la infraestructura vial de una capital congestionada de vehículos. Sin embargo, a inicios de 2021 el Ministerio Público lo acusó por los delitos de malversación de caudales públicos, uso de documentos falsos, violación de los deberes de los funcionarios, lavado de activos y fraude.

También se le vincula al presunto desvío de 28 millones de lempiras (más de un millón de dólares) de los fondos municipales y que, según la fiscalía, fueron usados para beneficios personales. No obstante, la Corte Suprema de Justicia declaró no ha lugar la acción hasta que el Tribunal Superior de Cuentas realice una investigación que deduzca su responsabilidad penal. Asfura niega esas acusaciones y siguió su campaña electoral a nivel nacional centrando como eje principal de su gobierno la generación de empleo para jóvenes y mayores de 50 años, que actualmente no tienen mucha oportunidad.

Nosotros debemos entender lo que Honduras necesita, trabajo y oportunidades, hoy ustedes, los jóvenes, son el presente, pero tenemos que ver hacia delante (...) que no tenga duda la juventud de nuestro país que vamos a fortalecer el programa de becas para que tengamos esa oportunidad. expresó en su discurso durante el mitin político.

Nacido en Tegucigalpa el 8 de junio de 1958, está casado con Lissette del Cid y es un empresario de la construcción conocido popularmente como Tito Asfura o Papi a la orden. Fue regidor de la Corporación Municipal del Distrito Central (2006-2009) y coordinador de campaña en el departamento de Francisco Morazán en la candidatura del expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa (2009- 2010). Además fue diputado al Congreso Nacional (2010-2014) y ministro del Fondo Hondureño de Inversión Social/ FHIS (2010-2012).

Creemos que es un hombre de mucha visión en cuanto a desarrollo e infraestructura, prueba de ello es lo que ha hecho en la capital. Es una persona abierta que está con el pueblo y eso nos hace tener una esperanza que va ayudar, dijo Edwin Meza, simpatizante del Partido Nacional.

Por su parte, la capitalina Jessica López es del criterio que Nasry Asfura siempre ha tenido en cuenta las necesidades de la gente y de Tegucigalpa. Ese empeño que tiene en la capital estoy segura que la llevará en todas partes del país al ver las necesidades del pueblo. Espero que nos responda, porque nosotros estamos depositando la confianza en él, alguien que nos apoye sobre todo a los que nos quedamos sin empleo durante la pandemia, agregó.

No obstante, para el director ejecutivo del Centro de Estudios para la Democracia, Gustavo Irias, el posible triunfo de Asfura sería una continuidad del actual gobierno con un nuevo rostro. Irias considera que en 12 años de gobierno del Partido Nacional hubo un rediseño político en un función de proyectos políticos y económicos en los que hubo múltiples actividades de corrupción que implican la malversación de fondos. Incluso cuestiona que se reformaron algunos marcos jurídicos para blindar a una determinada clase política y en ese sentido asegura que el núcleo de políticos que apoya a Nasry Asfura es el mismo que apoya al presidente Juan Orlando Hernández.

El presidente Hernández lleva dos períodos en el poder (2014-2017 y 2018-2022). La Constitución prohíbe la reelección pero el mandatario lo logró gracias a una resolución de la Corte Suprema de Justicia en 2015.

Además en el juicio de su hermano Juan Antonio Tony Hernández, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos por tráfico de drogas, el gobernante fue mencionado de tener vínculos con el narcotráfico y haber recibido financiamiento para sus campañas políticas. Asimismo, fue acusado en el juicio del narcotraficante hondureño Geovanny Fuentes Ramírez de sostener reuniones con capos en las que habría recibido sobornos a cambio de favores políticos. El gobernante, quien no tiene acusación formal de Estados Unidos niega esas acusaciones.