Colombia celebra cinco años de la firma de la paz con FARC

Hace cinco años se silenciaron los fusiles de más de 13.000 guerrilleros que formaban parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, cerrando un ciclo de violencia de más de medio siglo ...

Hace cinco años se silenciaron los fusiles de más de 13.000 guerrilleros que formaban parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, cerrando un ciclo de violencia de más de medio siglo que dejó millones de víctimas.

La conmemoración del acuerdo de paz entre el Estado colombiano y las FARC se realizaba el miércoles en Colombia con la participación del secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, en el seno de las instituciones creadas para buscar justicia y reparación: la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.

Guterres llegó a Colombia para enviar un mensaje de aliento a la continuidad del acuerdo de paz, al que le restan al menos 10 años para implementarse totalmente.

La paz requiere enfrentar el sufrimiento del pasado y la reconciliación es el único camino a una paz estable, duradera, dijo Guterres la víspera en Apartadó, un territorio históricamente afectado por el conflicto en el que se llevó a cabo un acto conmemorativo en el que estuvieron presentes tanto las víctimas como los excombatientes.

El acuerdo de paz en Colombia sufrió un revés antes de su puesta en marcha en 2016. El entonces presidente Juan Manuel Santos decidió someterlo a votación para darle validez ciudadana. Sin embargo, los resultados fueron negativos: el 50,2% votó por el No y el 49,7% por el Sí, mostrando una división que después de cinco años continúa en un sector de la población.

En una misiva dirigida a Guterres y difundida el miércoles, el expresidente ílvaro Uribe (2002-2010), líder del Centro Democrático y principal opositor de los acuerdos firmados con las FARC, reiteró su posición. Acuerdo de paz no ha habido. Simplemente se fracturó la legislación nacional y se desafió la internacional al dar impunidad total y elegibilidad política a personas responsables de delitos atroces, por ejemplo, de secuestro y violación de menores, indicó.

Al firmar el acuerdo con el gobierno las extintas FARC se acogieron a un sistema de justicia transicional en el que se comprometieron a aportar verdad sobre crímenes de lesa humanidad y de guerra a cambio de una sanción que debe ser consultada con las víctimas y puede incluir restricciones efectivas de la libertad sin cárcel. Sin embargo, los comparecientes que no reconozcan la verdad o lo hagan de manera tardía podrían purgar hasta 20 años de cárcel.