A. Saudí expulsa a embajador libanés tras críticas por Yemen

Arabia Saudí ordenó el viernes al embajador libanés que abandone el país en un plazo de 48 horas y detuvo todas las importaciones procedentes de Líbano, en respuesta a los comentarios de un minis...

Arabia Saudí ordenó el viernes al embajador libanés que abandone el país en un plazo de 48 horas y detuvo todas las importaciones procedentes de Líbano, en respuesta a los comentarios de un ministro libanés que calificó la guerra en Yemen de agresión saudí.

Horas después, el reino de Bahréin ordenó al embajador libanés que abandone el país en un plazo de dos días por el mismo motivo, informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Bahréin.

El primer ministro y el presidente de Líbano hablaron de la decisión saudí y pidieron al ministro de Información del país que tome la decisión adecuada, un aparente llamado para que renuncie, con la esperanza de aliviar la tensión.

La prensa estatal saudí reportó que también se pidió al embajador saudí en Beirut que regrese al país. El reporte indica que la medida no afectará a las decenas de miles de ciudadanos libaneses y sus familias que viven y trabajan en Arabia Saudí.

La decisión saudí de prohibir las importaciones procedentes de Líbano se produce en un momento en el que la pequeña nación está muy necesitada de divisas mientras atraviesa la peor crisis económica y financiera de su historia moderna. Desde que comenzó el colapso económico del Líbano a finales de 2019, la libra libanesa ha perdido más del 90% de su valor, decenas de miles de personas perdieron sus empleos y ahora tres cuartas partes de sus residentes viven en la pobreza.

La potencia económica regional, Arabia Saudí, uno de los mayores productores y exportadores de petróleo del mundo, ha sido un importante mercado para los productos libaneses durante décadas.

La decisión se produjo días después de que circulara en las redes sociales un vídeo en el que el ministro libanés de Información, George Kordahi, calificaba la guerra en Yemen de agresión por parte de Arabia Saudí y Emiratos írabes Unidos. Añadió que la guerra en Yemen es absurda y debe detenerse porque él se opone a las guerras entre árabes.

La oficina del primer ministro de Líbano, Najib Mikati, informó que discutió la situación con el presidente Michel Aoun antes de llamar a Kordahi y pedirle que tomara la decisión apropiada por el bien de los intereses nacionales.

Mikati lamentó la medida saudí e instó al reino a revisar su decisión. Mikati añadió que su gobierno rechaza categóricamente cualquier cosa que perjudique las profundas relaciones de hermandad con Arabia Saudí.

Mikati dijo anteriormente que los comentarios de Kordahi no representan la opinión del gobierno, reiterando que el ministro habló antes de asumir su cargo el mes pasado.

Arabia Saudí dice que el grupo militante libanés Hezbolá está ayudando a los rebeldes hutíes de Yemen. Tanto Hezbolá como los hutíes cuentan con el apoyo de Irán, y se consideran parte del llamado eje de resistencia que incluye al gobierno sirio y a las poderosas milicias chiíes de Irak.