Biden y el papa Francisco hablan de virus, pobreza y clima

El presidente Joe Biden sostuvo el viernes una conversación amplia y muy personal con el papa Francisco en el Vaticano, y afirmó que el pontífice le dijo que era un buen católico que debía seguir...

El presidente Joe Biden sostuvo el viernes una conversación amplia y muy personal con el papa Francisco en el Vaticano, y afirmó que el pontífice le dijo que era un buen católico que debía seguir recibiendo la comunión, a pesar de que algunos conservadores piden que se le niegue el sacramento por su apoyo al derecho al aborto.

Los dos católicos más prominentes del mundo dialogaron cara a cara sobre el cambio climático, la pobreza y la pandemia durante una cálida reunión que se prolongó más de lo ordinario e incluyó la pérdida del hijo adulto del mandatario, así como algunas bromas sobre envejecer bien.

Biden señaló que el aborto no fue abordado durante el encuentro. Sólo conversamos del hecho de que él estaba contento de que yo fuera un buen católico y debía seguir recibiendo la comunión, agregó.

Debido a su apoyo al derecho al aborto y al matrimonio entre parejas del mismo sexo, Biden ha entrado en conflicto con muchos obispos estadounidenses, algunos de los cuales exigen que se le niegue la comunión. Los obispos estadounidenses tienen previsto efectuar su conferencia anual de otoño a mediados de noviembre y podrían considerar una posible amonestación al mandatario.

Un video dado a conocer por el Vaticano muestra varios momentos cordiales y relajados entre Francisco y Biden, que repetidamente se estrechaban las manos y sonreían. Francisco a menudo tiene una expresión adusta, especialmente en fotos oficiales, pero se vio de buen ánimo el viernes. La reunión privada duró 75 minutos, de acuerdo con el Vaticano, más del doble de lo normal para una audiencia con el pontífice. Sus reuniones posteriores se retrasaron una hora.

Los dos se sentaron frente a frente en un escritorio en la biblioteca papal, acompañados por un traductor. Entonces procedieron a un intercambio de regalos y a conversaciones que incluyeron a la primera dama y altos funcionarios.

Biden le agradeció a Su Santidad su defensa de los pobres del mundo y de aquellos que sufren hambre, conflictos y persecución, dijo la Casa Blanca. Elogió el liderazgo del papa en la lucha contra la crisis climática, además de su activismo para que la pandemia termine para todos mediante la distribución de vacunas y una recuperación económica global equitativa.

Biden, que se enorgullece de su fe católica, la utiliza como guía moral para diseñar sus políticas sociales y económicas. Lleva un rosario y asiste a misa cada semana.

Después de partir del Vaticano, Biden señaló que tuvo una maravillosa reunión y que el papa oró por él y le bendijo su rosario. Señaló que la oración fue sobre la paz.

Una docena de guardias suizos, con sus uniformes de rayas azules y doradas y sus alabardas con plumas rojas, estuvieron en posición de firmes en el patio de San Dámaso a la llegada de Biden y su esposa, Jill. Fueron recibidos por monseñor Leonardo Sapienza, quien administra la casa papal, y luego saludaron uno a uno a los ujieres o caballeros papales que estaban en fila en el patio.

___

El periodista de The Associated Press, David Crary, en Nueva York, contribuyó a este despacho.