Precios al consumidor se disparan en la Unión Europea

Los precios al consumidor en los 19 países de la Unión Europea que usan el euro se han disparado a su nivel más alto en más de 13 años tras un fuerte aumento de los precios energéticos y una dem...

Los precios al consumidor en los 19 países de la Unión Europea que usan el euro se han disparado a su nivel más alto en más de 13 años tras un fuerte aumento de los precios energéticos y una demanda reprimida durante la recuperación de la pandemia, según cifras oficiales publicadas el viernes.

Eurostat, la agencia de estadísticas de la Unión Europea, señaló que la inflación en el bloque subió 4,1% en el año hasta octubre, comparado con la tasa equivalente de septiembre de 3,4%. El aumento es el más elevado desde julio de 2008, cuando la inflación también fue de 4,1%.

La inflación en los 19 países, como en otras partes del mundo, ha subido en meses recientes conforme la economía se recupera de la pandemia del coronavirus. La recuperación no ha sido normal; empresas y consumidores en el mundo sifren el efecto de la acumulación en las cadenas de suministro y la escasez laboral que han influido en un aumento de precios en todos los productos desde alimentos hasta juguetes antes de la temporada de compras navideñas.

Sin embargo, el efecto más drástico en los precios al aliviarse las restricciones de la cuarentena y recuperarse la demanda global han sido los elevados precios energéticos, que han aumentado los recibos de servicios y amenazan la recuperación económica.

El último aumento en los precios al consumidor probablemente ponga presión al Banco Central Europeo para acelerar medidas que acaben con sus estímulos por la pandemia, con la inflación en el doble de su meta del 2%. Los bancos centrales suelen aumentar las tasas de interés y reducir los estímulos para combatir los precios en aumento, pero a veces lo demoran si consideran que está vinculado con factores temporales.

El Banco Central Europeo indicó el jueves que gran parte del aumento en los precios está vinculado con la comparación con los precios más bajos durante la pandemia, los costos recientemente más elevados de combustible y la demanda por arriba del suministro conforme se reabre la economía. Debido a que funcionarios del banco dicen que esperan que los tres factores sean temporales, han mantenido su apoyo por la pandemia, incluido un programa de compras de bonos de 1,85 billones de euros (2,14 billones de dólares) vigente hasta marzo.