G20 tratará precio de energía y otros problemas económicos

en Europa y China_, y de Estados Unidos, que está en ambos bandos.

en Europa y China_, y de Estados Unidos, que está en ambos bandos.

El presidente de China, Xi Jinping, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, tienen previsto participar de forma remota.

Quizás lo más importante que podría hacer el G20 es decirle a los grandes proveedores de energía que deben pensar sobre su futuro", señaló Holger Schmieding, economista jefe del Banco Berenberg.

Si los precios de la energía son demasiado altos en el mundo desarrollado, acelerarán el alejamiento de los combustibles fósiles, lo que en última instancia, en el largo plazo, es malo para los productores, apuntó.

La Casa Blanca dice que Biden tiene intención de abordar el incremento de los precios con otros líderes clave luego de que el petróleo alcanzó su récord en siete años en Estado Unidos con más 84 dólares por barril, y el índice de referencia internacional, el barril de Brent, llegó a su precio más alto en tres años por encima de los 86 dólares.

Definitivamente, estamos inmersos en una crisis energética, no hay otra forma de decirlo", señaló Claudio Galimberti, vicepresidente senior de análisis en Rystad Energy y experto en demanda en el mercado petrolero. Pese a esto es improbable que el G20 pueda tomar una decisión que tenga un impacto inmediato, añadió.

Por ahora, la OPEP, liderada por Arabia Saudí, y sus aliados, incluyendo Rusia, llamados OPEP+, han ignorado los pedidos de Biden para incrementar la producción a más de sus 400.000 barriles diarios cada mes hasta el próximo año.

En una nota optimista, Putin dijo que la empresa estatal Gazprom bombeará más gas a los centros de almacenamiento de Europa, donde los precios se han quintuplicado este año y se teme que pueda haber escasez durante el invierno.

Pero las naciones productoras están en una posición de poder, añadió Galimberti. No hay nadie que pueda presionar a la OPEP+".

CADENAS DE SUMINISTRO

Biden presionará para que los países compartan más información sobre los problemas en las cadenas de suministro que han ralentizado el crecimiento en el mundo desarrollado. Los cierres de puertos y fábricas, la escasez de contenedores de mercancías y el aumento de la demanda han contribuido a atascos en los puertos y demoras en las entregas de productos desde bicicletas a chips informáticos empleados en smartphones y autos.

A más largo plazo, los líderes podrían discutir esfuerzos para diversificar el suministro de productos clave como mascarillas, equipos médicos de protección o semiconductores.

Estados Unidos y la Unión Europea están hablando para tratar de encontrar formas de incentivar la producción de chips dentro de sus fronteras sin iniciar una guerra de subsidios acordando, por ejemplo, en qué sectores de la industria de los semiconductores estaría interesado cada bando.

___

Boak informó desde Washington.