México garantiza protección a asesino de candidato si habla

El presidente Andrés Manuel López Obrador garantizó el jueves que, si decide hablar, el Estado le ofrecerá toda la protección necesaria a Mario Aburto, el autor confeso del asesinato del candidat...

El presidente Andrés Manuel López Obrador garantizó el jueves que, si decide hablar, el Estado le ofrecerá toda la protección necesaria a Mario Aburto, el autor confeso del asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio en 1994, quien denunció en varias ocasiones que fue torturado.

"Si él puede expresar, probar, que fue torturado, que está amenazado y que por eso ha guardado silencio... si él estaría dispuesto a contar su versión, se le brindaría toda la protección a él, a su familia, dijo el mandatario. Sería un acto de justicia y por lo mismo es un asunto de Estado.

En caso contrario, si las cosas sucedieron como están en el juicio, lo único que estamos obligados a hacer es que no se le violen sus derechos humanos.

El asesinato de Colosio de dos disparos, uno en la cabeza y otro en el abdomen, durante en un mitin de campaña en Tijuana desencadenó una fuerte crisis política en México.

Aburto, que se encuentra actualmente en una cárcel de máxima seguridad, fue detenido rápidamente, confesó ser el autor material y dijo que actuó solo. Pero poco más tarde denunció haber sido objeto de torturas reiteradas en medio de versiones de que el magnicidio pudo tener connotaciones políticas y ser alentado desde el poder.

En 1994 el presidente era Carlos Salinas de Gortari, del Partido Revolucionario Institucional, el mismo de Colosio y que el candidato asesinado prometía renovar.

Esta semana la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México recomendó a la fiscalía federal reabrir la investigación debido a las quejas por torturas -la última de marzo de este año- interpuestas por Aburto y porque hubo irregularidades en su proceso.

Rosa Icela Rodríguez, titular de Seguridad, dijo que su departamento estudia la recomendación de la Comisión pero garantizó que en la actualidad, durante nuestra administración, de ninguna manera (Aburto) ha tenido un tema de falta de respeto a los derechos humanos. Agregó que no se encuentra incomunicado, como denunció su familia, y que está en buen estado de salud.

El presidente López Obrador indicó que encargaría a Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, que se entreviste con los familiares y hable sobre este asunto.