Obama acusa a la NRA de tergiversar el debate sobre armas

El presidente Barack Obama arremetió contra la National Rifle Association el jueves en momentos en que busca apoyo para sus acciones sobre el control de armas, y acusó al poderoso grupo de cabildeo...

El presidente Barack Obama arremetió contra la National Rifle Association el jueves en momentos en que busca apoyo para sus acciones sobre el control de armas, y acusó al poderoso grupo de cabildeo de pregonar una "fábula imaginaria" que ha tergiversado el debate nacional respecto a la violencia con armas de fuego.

En una reunión pública informal televisada en horario preferencial, Obama desestimó lo que calificó como una "conspiración" que argumenta que el gobierno federal --y Obama en particular-- quiere decomisar todas las armas de fuego como un precursor para imponer una ley marcial. Culpó de esa opinión a la NRA y grupos afines que convencen a sus miembros de que "alguien va a venir a quitarte tus armas".

"Sí, eso es una conspiración", dijo Obama. "Sólo voy a estar aquí otro año. ¿Cuándo habría iniciado esta iniciativa?"

Obama defendió su apoyo al derecho constitucional a poseer un arma y señaló que estaba acorde con sus esfuerzos para disminuir la violencia y masacres. Dijo que la NRA se niega a admitir la responsabilidad del gobierno de hacer que productos legales sean más seguros, y citó como ejemplos los cinturones de seguridad vehiculares y los frascos de medicamentos con seguro para impedir que los niños los abran.

"Si uno escucha la retórica detecta que es desmesurada y demasiado agitada", dijo el presidente, describiéndola como una estrategia para aumentar la venta de armas.

Desde la Universidad George Mason, Obama dijo que siempre ha estado dispuesto a reunirse con la NRA, si ellos están dispuestos a centrarse en los hechos. Dijo que la NRA fue invitada a la reunión pública pero rechazó participar. Varios miembros de la NRA estuvieron en la audiencia para la reunión, que fue organizada y conducida por CNN.

"Hay una razón por la que la NRA no está aquí. Ellos están calle abajo", dijo Obama refiriéndose a las cercanas oficinas generales del grupo. "Dado que ésta es la razón principal de su existencia, uno pensaría que estarían preparados para tener un debate con el presidente".

La Casa Blanca ha buscado retratar a la NRA --la más grande organización estadounidense en defensa de los derechos de compra y tenencia de armas-- como poseedora de una influencia tan desproporcionada sobre legisladores que ha impedido nuevas reglas sobre armas a pesar de encuestas que muestran un amplio apoyo en Estados Unidos a medidas como la revisión general de antecedentes. El año pasado, después de una serie de masacres, Obama se comprometió a "politizar" el asunto en un intento para igualar las condiciones para quienes apoyan el control de armas.

Andrew Arulanandam, vocero de la NRA, dijo antes de la reunión pública que el grupo no veía "razón para participar en un espectáculo de relaciones públicas orquestado por la Casa Blanca". No obstante, el grupo arremetió contra Obama a través de Twitter señalando que "ninguna de las órdenes del presidente habría detenido alguna de las masacres recientes".

___

Lederman reportó desde Washington. La periodista de The Associated Press Kathleen Hennessey contribuyó a este despacho.