Argentina: Inédito operativo para capturar tres prófugos

Unos 500 efectivos de fuerzas federales y provinciales junto a cuatro helicópteros peinaban el jueves los campos de sojas y maíz en el centro de la provincia de Santa Fe en busca de los tres...

Unos 500 efectivos de fuerzas federales y provinciales junto a cuatro helicópteros peinaban el jueves los campos de sojas y maíz en el centro de la provincia de Santa Fe en busca de los tres peligrosos asesinos vinculados al narcotráfico que se fugaron a fines de diciembre de una cárcel y lograron eludir en dos ocasiones a un operativo de captura inédito en Argentina.

Los hermanos Martín y Cristián Lanatta, de 40 y 41 años, y Víctor Schialli, de 33, quienes se fugaron en la madrugada del 26 de diciembre del penal de máxima seguridad de la provincia de Buenos Aires, estarían cercados en un área rural cercana a la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia del mismo nombre, según reportan cadenas de televisión que transmiten en vivo desde el lugar.

Los prófugos protagonizaron el jueves por la mañana dos enfrentamientos con agentes de la Gendarmería --patrulla de la frontera-- enviados a Santa Fe como parte de la investigación para dar con ellos. Los reos, que al parecer estuvieron escondidos en un galpón de la zona durante los últimos días, hirieron a tres efectivos, les robaron chalecos antibalas y huyeron.

Este es la segunda vez en una semana que los prófugos escapan de las fuerzas de seguridad. El jueves pasado hirieron a dos agentes que participaban de un control policial en una ruta al sur de la provincia de Buenos Aires y los habían identificado.

Los tres cumplían la máxima pena de prisión por los homicidios del farmacéutico Sebastián Forza, su socio Damián Ferrón, y el empresario Leopoldo Bina, en 2008. El triple asesinato desató una fuerte conmoción en el país por revelar supuestas mafias de laboratorios involucrados en el tráfico de efedrina a México.

La fuga mantiene en vilo a los argentinos no sólo por la peligrosidad de los delincuentes, sino por un supuesto trasfondo de corrupción policial y política detrás del caso, ya que uno de ellos denunció meses atrás que Aníbal Fernández, el ex jefe de gabinete de ministros de Cristina Fernández, fue el autor intelectual de los asesinatos cometidos en 2008.

La captura de los delincuentes se ha convertido en máxima prioridad para el presidente Mauricio Macri, quien considera que la fuga significa un desafío para la batalla contra el narcotráfico que prometió emprender apenas asumió el cargo el 10 de diciembre.