Colombia captura a líder del Clan del Golfo

Las autoridades colombianas capturaron el sábado a Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, el narcotraficante más buscado del país y máximo líder de la organización criminal Clan del Golfo.

Las autoridades colombianas capturaron el sábado a Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, el narcotraficante más buscado del país y máximo líder de la organización criminal Clan del Golfo.

Es el golpe más contundente que se le ha propiciado al narcotráfico en este siglo. Solo es comparable con la caída de Pablo Escobar... (a inicios de) los años 90", dijo el presidente Iván Duque al confirmar la captura en una declaración oficial acompañado de su cúpula militar.

Estados Unidos ofrecía una recompensa de hasta cinco millones de dólares por Úsuga, de 50 años, quien es solicitado por el Distrito Sur de Nueva York por delitos asociados al narcotráfico. También tiene otras acusaciones pendientes en Miami, Tampa y Brooklyn, donde lo señalaron de enviar 73 toneladas de cocaína a Estados Unidos entre 2003 y 2014.

Las autoridades colombianas estuvieron tras la pista de alias Otoniel por casi siete años, lo consideraban un objetivo de máximo valor y ofrecían hasta 3.000 millones de pesos (aproximadamente 795.000 dólares) por información que ayudara a dar con su paradero.

El presidente Duque resaltó el trabajo de la fuerza pública y de inteligencia e indicó que compartieron información con agencias de los Estados Unidos y del Reino Unido, dada la peligrosidad de este delincuente.

Alias Otoniel, señalado por delitos como narcotráfico, homicidio, tráfico de armas, reclutamiento forzado y abuso de menores, tiene 128 órdenes de captura y sentencias condenatorias en Colombia y dos circulares rojas de Interpol, informó la policía en un comunicado.

Otoniel abusaba sexualmente de menores de edad que llevaba hasta sus campamentos, una práctica que replicaban otros cabecillas e integrantes de menor rango en el Clan del Golfo.

El Ejército divulgó fotografías de Otoniel esposado y custodiado. El comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, indicó que la operación fue planeada el 15 de octubre en una guarnición militar en Bogotá y ejecutada en la madrugada de este viernes por más de 500 integrantes de las fuerzas especiales.

Fuimos develando los anillos de seguridad, entendiendo de mejor manera los corredores de movilidad y nos fuimos colocando de manera estratégica en el terreno... cada vez el bandido iba perdiendo más su esquema de seguridad, dijo Navarro.

La policía detalló que alias Otoniel se escondía en las montañas del Nudo de Paramillo, en el departamento de Antioquia, al centro del país, donde tenía ocho anillos de seguridad y sus movimientos fueron monitoreados por 50 expertos de inteligencia satelital. Recibieron información de fuentes humanas y también descubrieron que no se comunicaba por celular ni se refugiaba en viviendas y se alimentaba con comida de la región donde estaba internado.

En su trayectoria criminal, Úsuga pasó por grupos de extrema izquierda y de derecha. Primero hizo parte de la extinta guerrilla de izquierda llamada Ejército Popular de Liberación, luego de los paramilitares en las Autodefensas Unidas de Colombia y aunque sus integrantes se desmovilizaron en 2005, continuó delinquiendo junto con su hermano Juan de Dios Úsuga David, alias Giovanny.

En 2009 los hermanos Úsuga quedaron a la cabeza del Clan del Golfo tras la captura de narcotraficante Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario. Pero fue en 2012 cuando Otoniel se convirtió en el líder máximo del grupo armado, luego de la muerte de su hermano.

Las autoridades colombianas calculan que el Clan del Golfo tiene entre sus filas a más de 3.500 personas.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), felicitó a las autoridades colombianas por la captura del líder del Clan del Golfo para que rinda cuentas ante la justicia por los cientos de crímenes cometidos bajo su mando. Las víctimas merecen justicia", tuiteó.

"Para que esta captura ayude a prevenir nuevos abusos es necesario que haya esfuerzos serios por desmantelar integralmente a grupos armados, proteger a la población y asegurar justicia, agregó Vivanco.