Carlos Ghosn decidido a dar batalla y limpiar su nombre

para generar interés (en sus productos), no se puede ser optimista, opinó Ho.

para generar interés (en sus productos), no se puede ser optimista, opinó Ho.

Ghosn sostiene que las acusaciones en su contra son producto de una lucha interna en la junta directiva de Nissan, una conspiración de ejecutivos alarmados por la fusión con Renault, que convencieron a las autoridades japonesas de que la emprendiesen contra él.

Tengo una sola forma de describirlo: Hay hampones dentro de Nissan, declaró.

Nissan, que denunció a Ghosn ante la justicia, no habla del tema.

Declaraciones de testigos en el juicio de Greg Kelly, un ex ejecutivo de Nissan detenido al mismo tiempo que Ghosn, revelan que Nissan, efectivamente, se puso en contacto con los fiscales.

El caso en contra de Ghosn y Kelly gira en torno a un complicado plan para compensar a Ghosn cuando se jubilase por un recorte en sus ingresos que tuvo a partir del 2009, cuando la revelación de los pagos a los altos ejecutivos pasó a ser un requisito legal en Japón.

Los fiscales dicen que Ghosn violó las leyes al no declarar esa compensación, que él nunca recibió en realidad ni fue acordada formalmente. Kelly dice que es inocente y que estaba tratando de buscar formas de compensar a Ghosn para que no se fuese.

Irónicamente, Ghosn dice que el dinero que teóricamente no declaró contemplaba su retiro en el 2018, el año en que fue detenido.

Ghosn no da la impresión de ser un jubilado. Trabaja en películas, da clases de administración, ofrece asesoría a otras empresas y colabora en una investigación de una universidad sobre el fenómeno de la difamación.

Libros, libros y más libros, dijo Ghosn cuando se le preguntó en qué otras cosas estaba trabajando.

Publicó el libro La hora de la verdad en el 2020 y está escribiendo otro sobre su odisea, junto con su esposa, que también es buscada en Japón.

Defensores de los derechos humanos y detractores del sistema legal de Japón dicen que en ese país las personas permanecen detenidas durante varios días sin acceso a un abogado, en confinamiento solitario en celdas minúsculas. El 99% de los imputados son hallados culpables y hay quienes dicen que ello se debe en parte a confesiones forzadas.

Algo que podría hacer por Japón es pelear junto a todos aquellos que se oponen a esa toma de rehenes por parte del sistema legal, dijo Ghson.

Su auto sigue siendo un Nissan, el modelo Patrol en el que trabajó él mismo y que es popular en el Medio Oriente.

Asegura que jamás pensó que podía tener los problemas que enfrenta ahora.

Si alguien me hubiese dicho que sería arrestado, me hubiera reído, expresó. Hubiera dicho que estaba bromeando.

___

Yuri Kageyama está en https://twitter.com/yurikageyama