Socialistas españoles buscarán formar gobierno

Si el presidente en funciones de España, Mariano Rajoy, es incapaz de formar un gobierno a pesar de su reciente victoria electoral, el opositor partido socialista intentará formar una amplia alianza...

Si el presidente en funciones de España, Mariano Rajoy, es incapaz de formar un gobierno a pesar de su reciente victoria electoral, el opositor partido socialista intentará formar una amplia alianza con partidos determinados a cambiar la dirección del país, dijo el jueves el líder socialista Pedro Sánchez.

El conservador Partido Popular de Rajoy ganó la elección del 20 de diciembre, pero no logró obtener la mayoría parlamentaria y tiene problemas para encontrar un apoyo externo que le ayude a formar gobierno.

"Si (Rajoy) falla, el partido Socialista tenderá la mano tanto a izquierda como a derecha, a todas las fuerzas progresistas del país para liderar el cambio que necesita España", dijo Sánchez durante una conferencia de prensa en Lisboa, Portugal.

Sánchez acusó al Partido Popular, que ha gobernado a España los últimos cuatro años, de desmantelar los servicios sociales y agudizar la desigualdad. Dijo que una coalición liderada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) lucharía para un crecimiento económico y empleo, aumentar las pensiones y el salario mínimo, e introducir impuestos más justos.

El PSOE quedó en segundo lugar en los comicios del mes pasado pero tienen la posibilidad de seguir el ejemplo del líder socialista de Portugal, Antonio Costa, quien recibió a Sánchez en la capital portuguesa. El partido de Costa también quedó en segundo lugar en las elecciones a finales del año pasado, pero construyó una alianza con el Partido Comunista, la llamada "coalición de perdedores". Desde noviembre, la administración de Costa ha dado marcha atrás en las medidas de austeridad adoptadas por el gobierno anterior de centroderecha.

La costumbre española es que el monarca invite al ganador de la elección a formar un gobierno, pero el rey Felipe VI también puede nominar a la coalición de otros partidos que reunieron menos votos si pueden ofrecer una opción más estable. El líder del partido nominado debe ganar el voto de confianza en el Parlamento para ocupar el puesto.

Si el tema no se resuelve en dos meses, se convoca a una nueva elección.