Reporte: Producción de combustible rebasa metas climáticas

El mundo tiene que recortar en más de la mitad su producción de carbón, petróleo y gas en las próxima década para tener una oportunidad de impedir que el calentamiento global alcance niveles pel...

El mundo tiene que recortar en más de la mitad su producción de carbón, petróleo y gas en las próxima década para tener una oportunidad de impedir que el calentamiento global alcance niveles peligrosos, según un estudio con respaldo de Naciones Unidas publicado el miércoles.

El reporte publicado por el Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas determinó que si bien los gobiernos han hecho ambiciosas promesas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, aún planean extraer el doble de combustibles fósiles en 2030 de lo que sería consistente con el objetivo del Acuerdo Climático de París de 2015 de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 grados Celsius (2,7 grados Fahrenheit).

Ni siquiera se cumpliría la meta menos ambiciosa de limitar el calentamiento a 2 grados C (3,6 grados Fahrenheit) para final de siglo respecto a la era preindustrial, señaló el reporte.

Los expertos en clima dicen que el mundo debe dejar de añadir gases de efecto invernadero a la atmósfera para 2050, algo que sólo puede lograrse con una reducción drástica de la quema de combustibles fósiles lo antes posible, entre otras medidas.

El reporte, publicado unos días antes de una cumbre climática de Naciones Unidas, que comienza el 31 de octubre en Glasgow, concluyó que la mayoría de grandes productores de petróleo y gas -e incluso algunos grandes productores de carbón- tienen previsto aumentar la producción hasta 2030 o incluso más allá.

También determinó que el grupo de las 20 mayores economías industrializadas y emergentes ha invertido más en nuevos proyectos de combustibles fósiles que en energía limpia desde principios de 2020.

La disparidad entre los objetivos climáticos y los planes de extracción de combustibles fósiles, conocida como la brecha de producción se ampliará al menos hasta 2040, según el informe.

Esto requeriría medidas cada vez más extremas y bruscas para alcanzar el objetivo de emisiones de París, señaló el Programa de Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés).

Aún hay tiempo para limitar el calentamiento a largo plazo a 1,5 grados Celsius, pero esta ventana de oportunidad se cierra con rapidez, dijo el director ejecutivo de la agencia, Inger Andersen. Los gobiernos, añadió, deben comprometerse a cerrar la brecha en la cumbre climática de Glasgow.

El reporte, al que contribuyeron más de 40 investigadores, analizó 15 países que son importantes productores de combustibles fósiles.

En el caso de Estados Unidos, descubrieron que las previsiones del gobierno muestran un aumento de la producción del petróleo y el gas del 17% y el 12%, respectivamente, para 2030, en comparación con los niveles de 2019. Buena parte se exportaría, de modo que las emisiones por la quema de esos combustibles no aparecerían en la cuenta estadounidense, aunque se sumarían al global total.

Se espera que la producción de carbón en Estados Unidos baje un 30% en la próxima década, en comparación con 2019.

El informe demuestra la necesidad de detener la extracción de combustibles fósiles para cubrir los objetivos de París, afirmó la ministra costarricense de Ambiente y Energía.

Debemos cortar con los dos extremos de la tijera, abordando al mismo tiempo la demanda y el suministro de combustibles fósiles, dijo Andrea Meza.

Costa Rica y Dinamarca tenían previsto lanzar un nuevo grupo en la cumbre de Glasgow, la Beyond Oil and Gas Alliance, para impulsar esos esfuerzos.