Cocaleros protestan por quinto día en el sur de Perú

Cientos de cultivadores de hojas de coca mantenían bloqueada el martes por quinto día una carretera que une el sureste de Perú en reclamo de que se detenga la destrucción de sus sembradíos ilegal...

Cientos de cultivadores de hojas de coca mantenían bloqueada el martes por quinto día una carretera que une el sureste de Perú en reclamo de que se detenga la destrucción de sus sembradíos ilegales que se usan para fabricar droga, según las autoridades.

El Ministerio del Interior dijo en un comunicado que, a pesar del bloqueo, se permite el paso de ambulancias y de forma esporádica de algunos autobuses de transporte por la vía Interoceánica. La protesta empezó tras el inicio de la erradicación de cocales en la provincia de Carabaya, en la región Puno.

En Perú el sembrado de la hoja de coca es legal siempre que se esté inscrito en un listado oficial que no ha sido renovado desde hace 43 años por diversos gobiernos. Miles de cultivadores la siembran sin ese permiso por lo que sus cultivos son destruidos.

Perú recibe apoyo de helicópteros financiados por Estados Unidos para transportar a cientos de trabajadores que el gobierno contrata para arrancar de la tierra los arbustos de hoja de coca.

Según las autoridades, la mayoría de estos cultivos sirven, mediante un proceso químico, para la fabricación de cocaína.

El viernes, el primer día de la protesta, un grupo de personas interceptó a tres minibuses donde se trasladaban los trabajadores que arrancan los cultivos, sacaron sus maletas a la vía y las quemaron.

Los manifestantes, que en su mayoría votaron en las últimas elecciones por el actual mandatario Pedro Castillo, pidieron al presidente que detenga la destrucción de los cultivos ilegales.

Justiniano Chávez dijo a la televisora TVMar que la hoja de coca es la única fuente económica para nuestras familias, es nuestro sustento para dar educación a nuestros hijos, por lo que lucharemos hasta las últimas consecuencias". Añadió que los planes de cultivos alternativos ofrecidos por la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas no han funcionado por décadas.

Perú es el segundo exportador mundial de cocaína después de Colombia, según la agencia estadounidense antidrogas DEA.