Ley de aborto en Texas cierra vías para muchas adolescentes

y va a la universidad.

y va a la universidad.

Ahora, las llamadas al grupo han caído enormemente, pero los pedidos de los servicios de control de natalidad que provee han aumentado al triple, dijo Mariappuram.

Cada estado tiene sus propias reglas para decidir cómo las jóvenes pueden evitar el consentimiento parental a través de un juez. Quince estados requieren que los jueces usen el estándar de evidencia clara y convincente para determinar si una adolescente es lo suficientemente madura para hacerse un aborto y si el aborto es en su mayor interés, de acuerdo con el Instituto Guttmacher, que promueve el derecho al aborto. Algunos estados requieren que los jueces tomen su decisión en 48 horas, mientras que otros les dan varios días.

Los jueces tienen discreción total para tomar su decisión y pueden preguntar básicamente lo que se les ocurra. A veces hacen preguntas que invaden la privacidad, como cuántas parejas sexuales ha tenido una joven, dijo Mariappuram.

Nosotros decimos que cada vez que uno envía a alguien a la corte para esto, es traumático, porque básicamente les hacen pensar que violaron la ley, dijo.

Unos pocos estados están reconsiderando sus políticas. Massachusetts redujo el año pasado la edad para requerir el consentimiento parental. En Illinois, los legisladores que respaldan el derecho al aborto trabajan para repelar una ley de notificación a los padres para garantizar que las personas tengan acceso a servicios de aborto seguros.

En contraste, Cathi Herrod, presidenta del Center for Arizona Policy, que aboga por las restricciones al aborto, dijo que los abortos son una decisión médica que cambia vidas en la que los padres deben tener voz y voto. Aunque ella se opone a la opción de un juez para evitar el permiso parental dice que las cortes la han ratificado reiteradamente.

Los padres no deberían ver negada su capacidad de supervisar una decisión de su hija, dijo Herrod. Una joven merece la guía de sus padres al tomar esa decisión.

Tomar la decisión de terminar su embarazo no planeado no fue la parte difícil para Granado, que nació cuando su madre tenía 17 años. Ella sabía lo que sería tratar de ser una madre adolescente y deseaba ser la primera en su familia en graduarse de la universidad.

Pero temía que su mamá la sacara de la casa si se enteraba de su embarazo y de su decisión de tener un aborto. Descubrió a Jane™s Due Process cuando investigaba sus opciones, se reunió con un abogado, se hizo la sonografía requerida y solicitó una cita con el juez.

Granado fue la primera de cuatro personas en llegar a una pequeña habitación en un tribunal en Rio Grande Valley, en Texas. Se paró ante el juez, un hombre hispano mayor, quien quería saber por qué los padres no podían estar involucrados en el proceso, por qué ella no podía criar al niño y cuáles eran sus planes para el futuro.

Básicamente, mi vida estaba en manos del juez, dijo Granado.

Él le dijo que su religión se oponía al aborto, pero que tenía que ser imparcial como juez. Accedió a su pedido. Una semana y media más tarde, Granado tuvo el aborto.

___

Lindsay Whitehurst reported from Salt Lake City. Galván covers issues impacting Latinos in the U.S. for the AP™s Race and Ethnicity team. Follow her on Twitter: https://www.twitter.com/astridgalvan