Art Acevedo dura solo 6 meses como jefe de policía de Miami

Llegó entre bombos y platillos y fue presentado como el Michael Jordan y Tom Brady de los jefes policiales. Art Acevedo, sin embargo, duró solo seis meses como jefe de la policía de Miami.

Llegó entre bombos y platillos y fue presentado como el Michael Jordan y Tom Brady de los jefes policiales. Art Acevedo, sin embargo, duró solo seis meses como jefe de la policía de Miami.

Los cinco comisionados municipales confirmaron su destitución el jueves por unanimidad, tras una gestión tempestuosa en la que se enemistó con funcionarios municipales, con la comunidad cubana, a la que pertenece, y generó malestar en la propia policía.

La destitución fue dispuesta en una vista que pareció más bien un juicio, en la que Acevedo fue criticado por ofender a la comunidad cubana y por perder la fe de sus subordinados. Su abogado, por su parte, dijo que los políticos de Miami querían deshacerse de él porque los había acusado de corrupción.

El subjefe de la policía Manny Morales asumió de inmediato como jefe interino.

Acevedo, de 57 años, no declaró en la vista. Había asumido el cargo en abril, tras renunciar como jefe de la policía de Houston. El alcalde de Miami habló bellezas de él, comparándolo con Jordan y Brady. Oriundo de La Habana, tenía la misma historia que cientos de miles de cubanos que viven en Miami.

A poco de asumir, no obstante, comenzaron los encontronazos con sus subordinados, luego de que tomase el control de la división de asuntos internos de la policía y haciendo grandes cambios en la cúpula del departamento. Degradó a cuatro jefes y despidió a dos policías de alto rango, casados entre ellos, por no haber dicho la verdad en relación con un choque en el que se vio envuelto un vehículo municipal.

El abogado de Acevedo, John Byrne, dijo en la reunión del jueves que no tuvo tiempo para montar una defensa. Señaló que se convocó la vista para cuatro días después de que Acevedo fuese suspendido por el administrador de la ciudad Art Noriega.

Los comisionados adujeron que estaban obligados a votar en un plazo máximo de cinco días tras recibir la notificación de la suspensión, según las leyes municipales. El alcalde Francis Suárez no asistió a la vista, pero apoyó la decisión de despedir a Acevedo.

En base a lo que vimos aquí hoy, está claro que los comisionados no tienen razones válidas para destituir al jefe Acevedo, afirmó Byrne. Agregó que las razones que adujo el administrador municipal eran pretextos y que la justificación real era un informe de ocho páginas en el que Acevedo acusó a los comisionados de interferir con el manejo del departamento de policía y de la unidad de asuntos internos.

Si el jefe Acevedo tuviese algo que decir que pudiese marcar una diferencia, lo haría. Está claro lo que está pasando, sostuvo Byrne.

En el informe que envió al alcalde y al administrador municipal, Acevedo acusó a los comisionados de interferir con sus esfuerzos por reformar el departamento policial, eliminando posiciones, y dijo que estaba hablando con figuras del Departamento de Justicia para revisar los procedimientos de la división de asuntos internos e incidentes en los que se hizo un uso no letal de la fuerza.

Dos de los comisionados, ambos de origen cubano, parecieron molestos porque Acevedo no habló en la vista.

Tuvo el coraje de escribir un memo falso, lleno de mentiras, dijo el comisionado Alex Díaz de la Portilla. Debería haber tenido el coraje de venir y hablar ante esta comisión. Obviamente no lo tiene.

Los comisionados de origen cubano ya habían cuestionado a Acevedo en dos reuniones previas. El jueves, el administrador municipal presentó un video en el que Acevedo insulta a un manifestante que criticaba su apoyo al movimiento Black Lives Matter.

Antes de llegar a Miami, Acevedo se había dado a conocer por promover un mayor control a la venta de armas y por desfilar con manifestantes tras la muerte de George Floyd a manos de la policía en Minnesota.

La abogada del administrador Noriega, Stephanie Marchman, afirmó que el despido era justo y dijo que el llamado de atención que se le hizo por su encuentro con el manifestante fue una de varias razones para destituirlo. Interrogó a testigos que dijeron que Acevedo había perdido la confianza de sus subalternos y ofendido a la comunidad al decir que la ciudad era manejada por una mafia cubana, una expresión usada por Fidel Castro para aludir a los exiliados de Miami.

Cualquiera de esas razones sería suficiente para despedirlo, expresó.

Morales, el sucesor interino de Acevedo, fue uno de los testigos que presentó Marchman y dijo que había un creciente desasosiego en el departamento de policía por la gestión de Acevedo.

Morales declaró que Acevedo interrogó a jefes policiales y les pidió que le dijesen qué policías degradarían y por qué. Luego les comentó a esos jefes lo que decían sus compañeros, sin aclarar quiénes lo habían dicho, según Morales.

Eso es tal vez lo que generó la fisura más grande. Creo que era una táctica para dividir a la gente, dijo Morales. Divulgar esa información, que tus compañeros te estaban clavando un puñal en la espalda.