Francia cobrará tests de COVID-19 a los adultos no vacunados

Las pruebas de detección del COVID-19 han dejado de ser gratuitas para los adultos no vacunados en Francia, a menos que las prescriba un doctor.

Las pruebas de detección del COVID-19 han dejado de ser gratuitas para los adultos no vacunados en Francia, a menos que las prescriba un doctor.

Aunque los adultos que hayan completado la pauta de vacunación y los menores de 18 años no tendrán que pagar por someterse a una, a partir del viernes, los adultos que hayan recibido ninguna de las dosis de la vacuna tendrán que abonar entre 22 y 45 euros (de 25 a 52 dólares) por los tests.

El gobierno introdujo la medida como complemento a los pases COVID-19 que entraron en vigor en verano. Para obtener uno es necesario mostrar una prueba de vacunación, un test negativo al coronavirus o haber superado la enfermedad recientemente.

Estos pases son obligatorios para visitar lugares turísticos, entrar en hospitales y para tomar trenes y vuelos nacionales. Este requisito, anunciado en julio, impulsó la tasa de vacunación en el país.

Más de 49 millones de personas, el equivalente a cerca del 74% de su población, tiene ya las dos vacunas contra el COVID-19, que en Francia se administran a mayores de 12 años.