Beirut: choques en protesta contra juez dejan tres muertos

Al menos tres personas fallecieron y muchas más resultaron heridas el jueves durante una protesta en la capital de Líbano, Beirut, convocada por el grupo insurgente Hezbollah y sus aliados contra el...

Al menos tres personas fallecieron y muchas más resultaron heridas el jueves durante una protesta en la capital de Líbano, Beirut, convocada por el grupo insurgente Hezbollah y sus aliados contra el juez que dirige la investigación de la masiva explosión registrada el año pasado en el puerto de la ciudad, según la Agencia Nacional de Noticias.

El intercambio de disparos con francotiradores, pistolas, kalashnikovs y granadas propulsadas por cohetes supuso una peligrosa escalada en las tensiones derivadas de la pesquisa.

Los disparos resonaron en la capital libanesa y las ambulancias se apuraban para llegar a la zona, con las sirenas sonando. Los francotiradores estaban apostados en edificios. Las balas atravesaron los vidrios de varios departamentos en la zona. Cuatro proyectiles cayeron cerca de una escuela privada francesa, Freres of Furn el Chebbak, desatando el pánico, dijo un funcionario de seguridad que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a la prensa.

Los estudiantes se apiñaron en los pasillos centrales con las ventanas del inmueble abiertas para evitar más impactos, en escenas que recordaron a la guerra civil de entre 1975 y 1190.

La movilización en el exterior del Palacio de Justicia fue convocada por el poderoso grupo Hezbollah y sus aliados, que exigen la destitución del juez Tarek Bitar.

No estuvo claro de inmediato qué provocó los disparos, pero las tensiones eran altas a lo largo de la antigua línea del frente de la guerra civil entre zonas chiíes y cristianas.

La formación cristiana Fuerzas Libanesas movilizó a sus simpatizantes el miércoles en la noche luego de que Hezbollah y sus socios anunciaran la protesta ante el Palacio de Justicia, ubicado en una zona cristiana. Videos publicados en redes sociales mostraban a os seguidores del grupo conservador recorriendo las calles con cruces de gran tamaño.

Un periodista que trabaja para The Associated Press vio a un hombre abriendo fuego con una pistola durante la protesta, además de a pistoleros disparando hacia los manifestantes desde el balcón de un edificio. Al menos dos hombres fueron vistos con heridas y sangrando. El ejército se desplegó en la zona tras la balacera y movilizó patrullas para dar con los tiradores tras los intercambios de fuego entre las zonas musulmanas y cristianas de la ciudad.

El primer ministro, Najib Mikati, apeló a la calma y pidió a la población que no se deje arrastrar a conflictos civiles", según un comunicado.

Cientos de toneladas de nitrato de amonio mal almacenadas detonaron el 4 de agosto de 2020 en un almacén del puerto y mataron a al menos 215 personas. El incidente causó además miles de heridos y destruyó partes de vecindarios próximos. Fue una de las explosiones no nucleares mas grandes de la historia y agravó los problemas del país, ya sacudido por las divisiones políticas y por un colapso económico sin precedentes.

Bitar, el segundo juez que dirige la complicada investigación, se ha encontrado con la importante oposición del poderoso grupo libanés Hezbollah y de sus aliados, que lo acusan de citar a políticos, en su mayoría aliados del grupo, para interrogarlos.

Por el momento, ninguno de los funcionarios de Hezbollah ha sido acusado oficialmente en los 14 meses de pesquisa.

La balacera continuó incluso después de la llegada de los soldados. Residentes y civiles en la zona se agachaban para evitar los tiros y algunos gritaron ¡Hay mártires en el piso!. Varias personas arrastraron a un hombre que parecía haber sido abatido para apartarlo de la línea de fuego. Otros sacaron otro cadáver.

El ejército comenzó a disparar entonces contra la multitud. Las calles se vaciaron rápidamente y en ellas podía escucharse únicamente el sonido de las balas. Las tiendas cerraron sus puertas.

El choque podría hacer descarrilar al gobierno del país, que asumió hace un mes, antes incluso de que empiece a abordar la crisis económica.

El miércoles se canceló una reunión del ejecutivo luego de que Hezbollah demandó acciones gubernamentales urgentes contra el magistrado. Un ministro aliado del grupo dijo que él y otros miembros del gobierno se declararían en huelga si no se cesa a Bitar.