Florida: Pocas escuelas utilizan app para emergencias

Una aplicación en Florida diseñada para ayudar a salvar vidas indicando la ubicación de una emergencia en una escuela no es popular entre los maestros y otros empleados porque no confían en ella.

Una aplicación en Florida diseñada para ayudar a salvar vidas indicando la ubicación de una emergencia en una escuela no es popular entre los maestros y otros empleados porque no confían en ella.

En los dos meses que ha estado disponible, solo el 16% del personal escolar ha descargado SaferWatch en sus teléfonos, informó South Florida SunSentinel.

La app busca cumplir con la Ley Alyssa aprobada por la Legislatura de Florida el año pasado para requerir que los distritos escolares tengan algún tipo de botón de pánico móvil. Los legisladores asignaron unos 8 millones de dólares para el programa, que es gratuito para los distritos siempre que utilicen un proveedor aprobado por el estado.

Alyssa Alhadeff fue una de las 17 personas que murieron en un tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas el 14 de febrero de 2018. La madre de la joven de 17 años, Lori Alhadeff, miembro de la Junta Escolar del Condado de Broward, presionó a favor de la ley.

La participación también es baja en todo el estado, dijo el jefe de policía del condado Pinellas, Bob Gualtieri, durante una reunión reciente de la Comisión de Seguridad Pública de Marjory Stoneman Douglas que investiga el tiroteo. Gualtieri, quien preside la comisión, dijo que solo unas cinco personas en una escuela promedio tienen la aplicación en su teléfono.

En el condado Broward, los funcionarios dijeron que la renuencia se basa en una suposición inexacta de que la aplicación podría usarse para rastrear a los empleados, informó el periódico. Los funcionarios dijeron que la aplicación solo funciona dentro de las escuelas y accede a la información de ubicación solo cuando se presiona el botón de pánico en la app durante varios segundos.

Los funcionarios ahora están lanzando campañas para disipar los temores, y el fabricante de la aplicación, SaferWatch, también está revisando el lenguaje de su acuerdo con el usuario para que la gente se sienta más cómoda.