Plan climático del Pentágono: Luchar en condiciones extremas

y equipos cruciales que fallan con el calor o el frío extremos. Tropas estadounidenses en regiones áridas extranjeras que compiten con las poblaciones locales por las escasas reservas de agua, crean...

y equipos cruciales que fallan con el calor o el frío extremos. Tropas estadounidenses en regiones áridas extranjeras que compiten con las poblaciones locales por las escasas reservas de agua, creando fricciones o incluso conflictos.

El empeoramiento de los incendios forestales en el oeste de Estados Unidos, huracanes más feroces en las costas y el aumento del calor en algunas zonas ya están interrumpiendo el entrenamiento y la preparación militar estadounidense.

El nuevo plan del Departamento de Defensa cita el ejemplo del huracán Michael en 2018, el cual impactó la base aérea de Tyndall en Florida. Más allá de los 3.000 millones de dólares que costó su reconstrucción, la tormenta dejó fuera de servicio durante meses al principal simulador del país y el aula de entrenamiento de los aviones de combate furtivos F-22. Esa fue apenas una de varias tormentas e inundaciones que han afectado las operaciones de las bases estadounidenses en los últimos años.