Piñera niega participación en venta de proyecto minero

en documentos difundidos por un consorcio internacional de periodistas que tras un par de años de investigaciones denunció maniobras financieras en paraísos fiscales.

en documentos difundidos por un consorcio internacional de periodistas que tras un par de años de investigaciones denunció maniobras financieras en paraísos fiscales.

Según los Papeles de Pandora, como se bautizaron los informes periodísticos, la familia Piñera vendió a fines de 2010 a un amigo empresario su parte de un controvertido proyecto minero y portuario Dominga, a levantarse a unos 30 kilómetros de a la Reserva Nacional Pingí¼ino de Humboldt, en tres cuotas. La última pagadera a fines de 2011 sólo se concretaría si el área no se convertía en una zona de exclusión o en un parque o reserva nacional. Se pagó.

Piñera suspendió en 2010 la resistida construcción de la termoeléctrica Barrancones, que se levantaría en la comuna La Higuera, en el norte, la misma donde se ubicaría Dominga.

Durante una rueda de prensa en el palacio de gobierno, dijo que se desligó de la administración de sus empresas e intereses financieros en abril de 2019 y éstas quedaron a cargo de un fideicomiso ciego.

No me fue consultada ni informada (la venta)", afirmó.

El gobernante, cuyo segundo período presidencial concluye en marzo de 2022, recordó que la venta de Dominga fue investigada por la fiscalía en 2017, tras una denuncia de un diputado de oposición. El órgano persecutor recomendó suspender definitivamente la causa porque no se constató ningún delito ni participación del mandatario, lo que fue acogido por la Corte de Apelaciones y la Corte Suprema.

En Chile algunos cuestionaron el que la compraventa se haya realizado en las Islas Vírgenes Británicas, uno de varios paraísos fiscales donde a menudo se realizan negocios para evadir impuestos en los países de origen de las empresas.

Piñera aseguró que, según información que es pública, el producto de la venta de minera Dominga en el exterior fue íntegra y completamente remesado a su empresa madre dueña en Chile y se cumplió estrictamente con las reglas tributarias existentes en Chile y no tuvo ningún efecto en los impuestos a pagar por esa operación.

Agregó que en el pasado la familia Piñera fue accionista de en empresas constituidas en el exterior y la participación se hizo cumpliendo estrictamente con la ley y se pagaron todos y cada uno de los impuestos que por dichas inversiones resultaban exigibles en Chile.

El candidato presidencial oficialista, Sebastián Sichel, y el derechista José Antonio Kast, demandaron más explicaciones y una investigación urgente. No quedaron conformes con los argumentos entregados la víspera por el gobierno, los mismos que reiteró Piñera el lunes.

Gabriel Boric, postulante de la izquierda, dijo que Piñera evade impuestos en paraísos fiscales, oculta información relevante y, además, siempre privilegia su interés personal por sobre el bien común, mientras la candidata de centroizquierda, Yasna Provoste, señaló que el informe obliga a Piñera a explicar al país si usó o no su cargo para sus negocios personales con la minera Dominga".

En agosto pasado una Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo, en el norte, en una segunda revisión aprobó por 11 a 1 votos el polémico proyecto cercano al archipiélago de Humboldt, que había sido rechazado en 2017 por el gobierno de la socialista Michelle Bachelet. Ahora el proyecto debe ser visto por un comité de ministros, para lo cual aún no hay fecha.

Organizaciones ambientalistas siguen rechazándolo y acudirán a la justicia para evitar los daños irreversibles sobre el ecosistema de la zona. También hay un recurso de pescadores y vecinos presentado a la Corte Suprema, que aún no se pronuncia.