Expertos de la ONU denuncian crímenes de guerra en Libia

Expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas hallaron evidencias de posibles crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Libia.

Expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas hallaron evidencias de posibles crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Libia.

Los hallazgos fueron divulgados el lunes por una comisión independiente contratada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El informe revela denuncias de asesinatos, torturas, subyugación, ejecuciones extrajudiciales y violaciones.

La misión exploradora podría enviar un mensaje a las potencias regionales e internacionales, en medio del abuso y la violencia que han imperado en Libia desde el derrocamiento del dictador Moamar Gadafi.

La violencia que ha asolado a Libia desde 2011, y que ha continuado casi sin cesar desde 2016, ha permitido la comisión de graves violaciones, abusos y crímenes, incluidos crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra, contra los más vulnerables, dicen en su informe los tres miembros que encabezaron la misión.

Los expertos citan informes que indican que la Guardia Costera de Libia, que ha sido capacitada y equipada por la Unión Europea como parte de los esfuerzos para detener el flujo de migrantes a través del Mediterráneo, ha maltratado a los migrantes y entregado a algunos a centros de detención donde la tortura y la violencia sexual son frecuentes.

En medio de las preocupaciones sobre los mercenarios extranjeros que operan en Libia, los expertos dicen que hay motivos razonables para creer que el personal de una compañía militar privada rusa conocida como el Grupo Wagner, puede haber cometido el delito de asesinato en relación con las pruebas de que han disparado directamente contra personas que no participaban directamente en las hostilidades.

El informe también cita hallazgos de organizaciones confiables de que unos 87.000 migrantes han sido interceptados por la Guardia Costera de Libia desde 2016, incluidos unos 7.000 actualmente en centros administrados por el Departamento de Lucha contra la Migración Ilegal.

Tales redadas han continuado en los últimos días: una represión sin precedentes en Libia ha llevado a la detención de más de 5.000 personas, incluidos cientos de niños y mujeres, y la violencia en las redadas asociadas ha dejado al menos un migrante muerto, según un recuento de la ONU.