Bajan los incendios en la Amazonía brasileña en septiembre

El número de incendios en la Amazonia brasileña cayó en septiembre a su nivel más bajo para el mes en dos décadas, de acuerdo con datos del Instituto de Estudios Espaciales de Brasil.

El número de incendios en la Amazonia brasileña cayó en septiembre a su nivel más bajo para el mes en dos décadas, de acuerdo con datos del Instituto de Estudios Espaciales de Brasil.

Septiembre es históricamente el peor mes para incendios forestales en Brasil y, aunque los datos son positivos, los expertos ambientales cuestionan si se confirmará la tendencia en los próximos meses.

El número de incendios en la Amazonía fue apenas la mitad del nivel registrado en septiembre de 2020, de acuerdo con los datos. Eso ayudó a reducir el total nacional, junto con una fuerte caída de los incendios en el área del Patanal.

Los incendios de septiembre cayeron a su nivel más bajo desde 2018, varios meses antes de la asunción de Jair Bolsonaro a la presidencia.

Desde que llegó al puesto, Bolsonaro ha alentado la construcción en la Amazonía y rechazó las críticas globales alegando que se trataba de un plan para contener los negocios agropecuarios del país. Además, su gobierno debilitó a las autoridades ambientales y respaldó leyes para relajar las protecciones a las tierras, alentando a los granjeros ocupantes.

Más recientemente, el gobierno ha tratado de demostrar más compromiso con el ambiente ante las críticas del gobierno de Estados Unidos y de inversionistas preocupados.

En la ONU, Bolsonaro dio crédito a su gobierno por la caída de las alertas de deforestación en la Amazonía en agosto, que siguió una declinación en julio. Los resultados de septiembre se darán a conocer la próxima semana.

Los ambientalistas rechazan categóricamente su cambio, diciendo que carece de sinceridad y que su despliegue de soldados en la Amazonía es inefectivo para la preservación. Una investigación de The Associated Press el año pasado encontró los mismos resultados.

Márcio Astrini, secretario ejecutivo del Observatorio Climático, una red de grupos ambientalistas sin fines de lucro, saludó los datos de incendios para septiembre, pero dijo que quisiera ver números más bajos hasta al menos el final del año antes de declararlo una tendencia, especialmente dados los altos niveles de deforestación y la limitada intervención de la ley.

Como la acción del gobierno en la Amazonía es muy limitada, incluso con esas variaciones, es difícil decir si se mantendrá ¿Por qué se mantendría?, preguntó Astrini. El gobierno no está allí, no hay represión. Así que depende de la voluntad de las personas que están deforestando, iniciando incendios, agregó.

Una sequía intensa y datos al inicio de la temporada de incendios forestales habían causado preocupación de que los incendios este año alcanzarían los mismos niveles de destrucción de los dos años previos.

Pero la lluvia en la región fue significativamente mayor en agosto que el promedio.