Pese a revés, demócratas intentan salvar el plan de Biden

si no logran resolver el impasse sobre la visión de Biden.

si no logran resolver el impasse sobre la visión de Biden.

En riesgo inmediato estaba una votación sobre la primera parte de la propuesta, un proyecto de ley de obras públicas de un billón de dólares que cuenta con amplios apoyos pero que se ha venido abajo por las estancadas negociaciones acerca del paquete más ambicioso. Los progresistas se negaron a respaldar el plan para carreteras y puentes que consideran insuficiente a menos que haya avances en el otro, que está en el centro de la agenda demócrata. Los líderes cancelaron la votación prometida para el jueves en la noche y dijeron que la cámara baja volverá a reunirse el viernes.

Pelosi calificó la jornada como un día de progreso en una carta a sus colegas. pero no ofreció más detalles sobre el camino a seguir.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló en un comunicado que Se ha realizado un gran avance esta semana, y estamos más cerca que nunca de un acuerdo. Pero aún no estamos ahí, y por ello necesitamos algún tiempo más para terminar el trabajo, comenzando por mañana por la mañana a primera hora".

En el terreno político, no podría haber más en juego. Biden y su formación aspiran a conseguir un gran logro legislativo, prometiendo una vasta reestructuración de los planes fiscales y de gasto del país, con apenas una mayoría simple en el Congreso.

El plan del presidente elevaría básicamente los impuestos a las empresas y los ricos e invertiría esos fondos en atención médica, educación y otros programas gubernamentales, todo ello con una importante repercusión en las vidas de un incontable número de estadounidenses. Según Biden, el costo final del proyecto es cero, porque la reforma fiscal cubriría el aumento del gasto.

___

Los periodistas de The Associated Press Mary Clare Jalonick, Brian Slodysko y Zeke Miller contribuyeron a este despacho.