México confirma que restos hallados son de indígenas yaquis

es algo vital y valioso.

es algo vital y valioso.

Algunos han comparado los asesinatos con la trama de la película Chinatown, que gira en torno a un asesinato no resuelto que de hecho involucró la lucha por el control de los derechos del uso del agua en los alrededores de Los íngeles en la década de 1930.

Alberto Vizcarra, un coordinador del Movimiento Ciudadano por el Agua de Sonora, dijo que la lucha por el agua podría estar detrás de las muertes y consideró que el homicidio de Rojo Valencia fue un crimen político.

Los seis conjuntos de restos óseos fueron encontrados cerca de lo que los fiscales dicen es un escondite del crimen organizado.

La fiscal general de Justicia del Estado de Sonora, Claudia Contreras, dijo que los investigadores que buscaban a los yaquis desaparecidos fueron agredidos con fusiles automáticos el 19 de septiembre en la ladera remota cercana al lugar donde los restos fueron hallados posteriormente.

Los agentes respondieron al fuego, matando a dos de los agresores. Luego encontraron lo que parecía ser un campamento como los que suelen montar los cárteles de la droga, con armas, mapas y equipo táctico. Los restos óseos fueron hallados cerca de allí, casi en la superficie.

La fiscalía estatal mencionó denuncias similares sobre el asesinato del líder de los derechos de los yaquis en mayo. Detallaron que una pandilla asesinó a Rojo Valencia porque quería quedarse con el dinero que su grupo indígena había obtenido durante bloqueos carreteros.

Rojo Valencia desapareció el 27 de mayo en medio de tensiones por meses de bloqueos periódicos que los yaquis establecieron para protestar por gasoductos, tuberías de agua y vías férreas que han estado operando a través de su territorio sin que se les halla consultado ni obtengan mucho beneficio de ellas.

La FGJE agregó que Rojo Valencia había tratado de instalar una caseta de peaje en una carretera principal que cruza el territorio yaqui con el fin de recabar dinero para su comunidad.

Es probable que los asesinatos representen un hecho vergonzoso para López Obrador, que había invitado al presidente estadounidense Joe Biden a la ceremonia del martes. Algunos yaquis viven en Estados Unidos. Las autoridades mexicanas han informado que el gobierno estadounidense enviará al secretario de Estado Antony Blinken en lugar de Biden, pero aún no está claro si Blinken acudirá.

López Obrador ha dicho que los yaquis son el grupo indígena más perseguido de México y ha creado varios programas para esa etnia. Los yaquis son quizá más conocidos en el extranjero por los poderes místicos y visionarios que les atribuyó el escritor peruano naturalizado estadounidense Carlos Castañeda en la década de 1960.

Los yaquis enfrentaron obstinadamente la campaña brutal del gobierno mexicano para eliminar a la etnia a finales del siglo XIX y en los primeros años del XX. Pero fueron derrotados en 1900 y el dictador Porfirio Díaz empezó a expulsarlos de sus tierras fértiles hacia territorios menos valiosos o a una condición prácticamente de esclavitud en haciendas muy lejanas del estado de Yucatán, en el extremo oriental del país.