Virtual empate entre partido de Merkel y oposición

alcanza hasta un 11% de los votos.

alcanza hasta un 11% de los votos.

El secretario general de la Unión Demócrata Cristiana, Paul Ziemiak, reconoció que su partido ha sufrido derrotas amargas en comparación con la última elección de hace cuatro años, en la que obtuvo el 32,9% de los votos. Pero también dijo que sería una larga noche electoral y destacó la posibilidad de una coalición con los Verdes y el Democrático Libre.

Su contraparte de los socialdemócratas, Lars Klinbeil, declaró que su partido está de regreso luego de un pobre desempeño en las urnas hace cuatro años. Aseguró que con esto, tenemos la misión de formar una coalición. No detalló sobre posibles partidos aliados.

Los socialdemócratas se han beneficiado de la relativa popularidad de Scholz luego de un prolongado bache en las preferencias, y de los problemas en las campañas de sus rivales. La primera candidata de los Verdes a la cancillería, Annalena Baerbock, cometió errores en las primeras instancias, y Laschet, gobernador del estado de Renania del Norte-Westfalia, pasó problemas para entusiasmar a la base tradicional del partido.

Alrededor de 60,4 millones de personas en un país con 83 millones de habitantes fueron elegibles para participar en la elección del nuevo Bundestag, o la cámara baja del parlamento, que será la que seleccione al nuevo jefe de gobierno.

No será fácil seguir los pasos de Merkel, quien ganó elogios luego de sortear varias crisis al frente del gobierno alemán. Su sucesor deberá encabezar la recuperación de la pandemia del coronavirus, misma que Alemania ha enfrentado relativamente bien gracias, en parte, a sus enormes programas de rescate.

Laschet insiste en que no debería haber aumentos fiscales en momentos en que Alemania sale de la pandemia. Scholz y Baerbock están en favor de un incremento de impuestos para los más ricos, y también aprueban un aumento al salario mínimo.

Los principales partidos de Alemania enfrentan diferencias significativas en sus propuestas en contra del cambio climático. El bloque de Laschet tiene sus esperanzas puestas en soluciones tecnológicas y un enfoque impulsado por el mercado, mientras que los Verdes quieren aumentar los precios del carbón y finalizar su uso antes de lo planeado. Scholz, por su parte, ha enfatizado la necesidad de proteger los empleos mientras Alemania hace la transición hacia energías más limpias.

La política exterior ocupó pocos espacios en la campaña, aunque los Verdes buscan una postura más firme hacia China y Rusia.

___

Frank Jordans, Kirsten Grieshaber y Karin Laub contribuyeron con este despacho.