Canadienses llegan a casa tras pacto con ejecutiva de Huawei

por una petición de extradición de Estados Unidos.

por una petición de extradición de Estados Unidos.

China acusó a los dos canadienses de poner en peligro la seguridad nacional y condenó a Kovrig a 11 años de cárcel, aunque sus detenciones estaban consideradas ampliamente como un intento de Beijing por presionar en el caso Meng.

Muchos países calificaron la acción de China de política de rehenes.

Imágenes en vivo en la red de noticias de la cadena CTV mostraron a Trudeau abrazando a los dos hombres en la pista a primera hora de la mañana.

Estos dos hombres han pasado una experiencia increíblemente difícil. En los últimos 1.000 días han mostrado fuerza, perseverancia y gracia, y eso nos inspira a todos, afirmó Trudeau el viernes.

Los dos abandonaron China justo después de que Meng alcanzó un acuerdo con la fiscalía federal de Estados Unidos bajo el cual en 2022 se desestimarán los cargos de fraude en su contra.

Como parte del pacto de enjuiciamiento diferido, Meng aceptó la responsabilidad por mentir sobre los negocios de la empresa en Irán. Ella tomó un vuelo de Canadá a China.

Se espera que Meng llegue el sábado por la noche a Shenzhen, el corazón tecnológico del país, donde está la sede de Huawei.

La cadena de eventos que involucró a las tres potencias globales trajo un final abrupto a tres años de disputas legales y geopolíticas entre Washington, Beijing y Ottawa. El acuerdo tripartito permitió a China y Canadá traer a casa a sus propios ciudadanos detenidos mientras Estados Unidos resolvía un caso penal contra la alta ejecutiva china que durante meses se enfrascó en una lucha por su extradición.

Entretanto, en China, el gobierno esperaba ansioso el sábado el regreso de Meng. Su regreso era uno de los asuntos más comentados en internet en el país y en el noticiero de mediodía de la televisora estatal CCTV, donde el conductor Tian Liang dijo que su vuelta se debía a los incansables esfuerzos del gobierno chino.

El vocero del Ministerio de Exteriores, Zhao Lijian, reposteó una noticia sobre la salida de Meng de Canadá, agregando Bienvenida a casa. Los medios chinos no mencionaron la liberación de los canadienses.

El caso hizo tambalear las relaciones entre Beijing y Toronto, con China criticando regularmente el sistema judicial canadiense y prohibiendo algunas importaciones desde el país. Además, dos canadienses condenados en casos separados de narcotráfico en China fueron sentenciados a muerte en 2019. Un tercero, Robert Schellenberg, recibió una pena de 15 años que se incrementó abruptamente a la pena capital tras el arresto de Meng. Por el momento se desconoce si estos reos podrían recibir un indulto.

___

El periodista de The Associated Press Jim Morris en Vancouver, Canadá, contribuyó para este despacho