Se suspende diálogo entre oposición y gobierno de Venezuela

no ha informado de las razones que motivaron la postergación de su viaje al sábado. Las partes habían acordado hace dos semanas que se reunirían nuevamente entre el 24 y 27 de septiembre para cont...

no ha informado de las razones que motivaron la postergación de su viaje al sábado. Las partes habían acordado hace dos semanas que se reunirían nuevamente entre el 24 y 27 de septiembre para continuar con el diálogo.

Los opositores confirmaron el viernes por la noche que el equipo oficialista no asistió al encuentro programado en un hotel del centro de Ciudad de México donde los esperaban desde el inicio de la jornada. En un comunicado, ratificaron que continuarán en las negociaciones siempre en el marco de las normas previamente acordadas en el Memorándum de Entendimiento.

La delegación del líder opositor Juan Guaidó expresó que permanecerá en México para avanzar en la conformación de una Mesa de Atención Social que se encargue de los programas de nutrición infantil, trasplantes y vacunación, entre otros puntos, y para abrir las discusiones sobre la construcción del sistema de justicia.

Venezuela es un país con una justicia secuestrada, que persigue y encarcela a la disidencia y promueve la impunidad. Rescatarla es un requisito fundamental para reconquistar nuestros derechos, agregó el escrito que se difundió en redes sociales.

Sin hacer mención alguna al cambio de fecha de su viaje, el jefe de la delegación del gobierno y presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, se quejó el viernes en su cuenta de Twitter de unas declaraciones sobre la situación política y social de los venezolanos realizadas en la víspera el embajador de Estados Unidos para Venezuela, James Story, en su espacio Aló Embajador en redes sociales.

Rodríguez señaló a Story por insultar a la mesa de diálogo y a los delegados opositores, y sostuvo que el gobierno jamás atenderá una agenda que intente imponer este personaje. Que vaya a naricear a Supermán.

A las críticas se sumó la vicepresidenta y hermana del jefe de la delegación gubernamental, Delcy Rodríguez, quien indicó en su cuenta en la red social que era vergonzoso que Story le da órdenes a la oposición colonizada y títere de Venezuela sobre qué hacer en la Mesa de Diálogo.

La fase anterior de las conversaciones, entre el 3 y 6 septiembre, culminó con un acuerdo parcial para atender las necesidades sociales de la población, con énfasis en los efectos de la pandemia del coronavirus.

Asimismo, las partes decidieron que entre el 24 y el 27 de septiembre se concentrarían en discutir sobre el sistema de justicia y el respeto a la institucionalidad establecida en la Constitución, y que continuarían conversando sobre la protección de la economía nacional y medidas de protección social al pueblo venezolano, incluyendo los Derechos Especiales de Giro dispuestos para tal fin por el Fondo Monetario Internacional.

El anuncio sobre la incorporación al equipo oficialista de Saab generó ruidos en el proceso. Hasta el momento se desconoce si la decisión se podrá concretar puesto que el empresario, a quien el gobierno identifica como un enviado diplomático que se encargaba de tramitar en el exterior las compras de alimentos para un programa estatal, está detenido en Cabo Verde a la espera de que las autoridades judiciales del país africano decidan sobre su extradición a Estados Unidos, donde sería procesado por presunto lavado de dinero.

La decisión del gobierno fue considerada por analistas como un intento de presión para forzar a la oposición a levantarse de la mesa.

Tras el fracaso de cinco intentos de diálogos en los últimos siete años, la comunidad internacional apuesta a que en esta oportunidad se abra el camino a una solución negociada y electoral a la compleja crisis económica y social que vive Venezuela, que ha llevado a seis millones de personas a marcharse del país en los últimos años.

Algunos mandatarios y analistas han manifestado dudas sobre el proceso.

De acuerdo con lo previsto en un memorando de entendimiento firmado el 13 de agosto, en estos diálogos se abordaría una amplia agenda que incluirá la definición de garantías electorales y un cronograma para elecciones observables; el levantamiento de las sanciones aplicadas por Washington; la restauración de derechos a activos; el respeto al Estado constitucional; la convivencia política y social; la renuncia a la violencia; la reparación a las víctimas de la violencia y la protección de la economía y la población.

Al igual que el proceso de 2019, Noruega participa como mediador. Por su parte, Rusia y Holanda se desempeñan como acompañantes de las delegaciones de Maduro y la oposición, liderada por Guaidó.

Desde hace más de una década, Venezuela enfrenta una compleja situación económica, social y política que se agravó en el último año debido a la crisis generada por la pandemia del coronavirus, que empeoró la parálisis económica, la hiperinflación de cuatro dígitos, la pobreza y el colapso del sistema de salud.