Líder catalán buscado por España espera su destino en Italia

El expresidente de Cataluña Carles Puigdemont, a quien España busca por un fallido intento de independencia en 2017, estaba por comparecer el viernes en una vista de extradición tras su detención ...

El expresidente de Cataluña Carles Puigdemont, a quien España busca por un fallido intento de independencia en 2017, estaba por comparecer el viernes en una vista de extradición tras su detención en Cerdeña, una isla italiana con fuertes raíces culturales catalanas y un movimiento secesionista propio.

La policía italiana trasladó el jueves en la noche a Puigdemont a un penal en Sassari, una ciudad próxima a Alghero, donde fue detenido al llegar al aeropuerto. Alghero alberga un festival de folclore tradicional catalán al que se esperaba que asistiera el expresidente regional.

Libertad, libertad, corearon manifestantes frente al tribunal en Sassari. Alzaron carteles con la leyenda en dialecto sardo Democracia, la nación sarda apoya a la nación catalana y banderas de Cerdeña y Cataluña. Cuando era presidente regional en 2016-2017, Puigdemont promovió la secesión.

Actualmente tiene una banca en el Parlamento Europeo, que sin embargo lo despojó de inmunidad.

El arresto de Puigdemont provocó conmoción en España, donde la independencia catalana es cauda de profundas divisiones desde hace décadas. Los separatistas reclamaron su libertad y convocaron a manifestaciones, mientras los partidos de centroderecha dijeron que debía responder a la justicia.

Su abogado italiano, Agostinangelo Marras, dijo a la prensa frente a la corte que un juez de apelaciones realizaría una audiencia para decidir si mantiene su detención o lo libera durante el proceso de extradición. La decisión del juez se basará en documentos que yo y el juez debemos evaluar, dijo Marras sin entrar en detalles.

El abogado dijo que habló con Puigdemont, y dijo que se encuentra bien. Tiene fe que el asunto se resolverá lo antes posible, afirmó. Preguntado si tenía esperanzas de quedar en libertad, Marras respondió: evidentemente.

El presidente del gobierno español Pedro Sánchez dijo el viernes durante una visita oficial a las islas Canarias que respeta todos los procedimientos judiciales que se abran en España, en Europa y, en este caso, que se puedan tomar en Italia.

Sánchez, quien inició recientemente conversaciones directas con las autoridades regionales catalanas, dijo que el diálogo es la única vía de poder reencontrarse los catalanes que piensan de distinta manera y reencontrarse los catalanes con los ciudadanos que viven en el resto de España.

Poco menos de la mitad de los catalanes quieren separarse de España, de acuerdo con las encuestas. La mayoría de los españoles se oponen a la independencia catalana.

El meollo del problema legal inmediato es si la orden de arresto de Puigdemont emitida por España es válida. Su abogado en España, Gonzalo Boye, explicó el jueves que el político independentista está detenido en Italia con base en una euroorden de arresto de 2019, que había sido suspendida.

En última instancia corresponde al ministerio de Justicia italiano aprobar o denegar la extradición. La Corte Suprema española, que emitió la orden de arresto europea, no hizo declaraciones.

Puigdemont y otros políticos independentistas catalanes huyeron a Bélgica en octubre de 2017 por temor a ser detenidos tras celebrar un referéndum de independencia regional que había sido ilegalizado por el poder judicial y el gobierno.

Nueve políticos y activistas recibieron más tarde penas de prisión de entre nueve y 13 años por su participación en la consulta. Fueron indultados en julio pero Puigdemont, que estaba prófugo de la justicia, no.

El líder catalán tiene un escaño en el Parlamento Europeo, aunque la cámara comunitaria le retiró la inmunidad parlamentaria.

En un comunicado sobre el arresto de Puigdemont en Cerdeña, el gobierno español dijo que obedece a un procedimiento judicial en curso que aplica a cualquier ciudadano en la Unión Europea que debe responder de sus actos ante los tribunales.

___

La periodista de The Associated Press Renata Brito en Barcelona contribuyó a este despacho