Ataque con explosivo deja dos muertos y cuatro heridos

Un ataque con explosivos que se registró en un bar-restaurante en una ciudad del centro de México dejó dos muertos y cuatro heridos, en un hecho que fue considerado por las autoridades estatales co...

Un ataque con explosivos que se registró en un bar-restaurante en una ciudad del centro de México dejó dos muertos y cuatro heridos, en un hecho que fue considerado por las autoridades estatales como un acto terrorista.

El incidente ocurrió la víspera durante una fiesta de cumpleaños en la ciudad de Salamanca, estado de Guanajuato, donde un hombre que se trasladaba en una motocicleta entregó en un bar- restaurante una caja que segundos después explotó ocasionándole la muerte inmediata a dos socios del local comercial, dijo el lunes a la prensa Diego Sinhue, gobernador de la entidad.

Sinhue afirmó que fue un ataque terrorista sin precedentes en el estado, el cual eleva el nivel de violencia de lo que hemos vivido.

Al condenar el hecho el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo, durante su conferencia matutina, que en el estado de Guanajuato desde hace algún tiempo se empieza a usar explosivos para cometer delitos, y para tratar de sembrar el miedo y el terror, y agregó que la entidad enfrenta una situación delicada. Guanajuato está dominado por una guerra territorial entre el cártel de Jalisco y otras bandas respaldadas por el cártel rival de Sinaloa.

López Obrador identificó a las dos víctimas como el dueño y el gerente del local, y precisó que el ataque ocurrió durante el cumpleaños del propietario, lo que pudo haberlo hecho menos cauteloso con la entrega de un paquete inesperado.

En ocasiones, las bandas de narcotraficantes utilizan explosivos en México, pero las granadas son más comunes. Algunas pandillas han comenzado a colocar explosivos en drones para ataques aéreos.

Los fiscales dijeron que están investigando qué tipo de dispositivo se utilizó. El gobernante dijo que era probable que fiscales federales se hagan cargo del caso porque el uso delictivo de explosivos es un delito federal.

El cártel local de Santa Rosa de Lima, que cuenta con el respaldo de Sinaloa en su lucha contra el cártel de Jalisco, ha utilizado coches bomba al menos dos veces en Guanajuato, pero no explotaron o no hirieron a nadie.

El analista de seguridad David Saucedo sugirió que el cártel local puede carecer de experiencia en el manejo de bombas.

Eso ha sucedido en otras partes de México. En el vecino estado de Michoacán, a principios de este año, un miembro de un cártel local habría muerto cuando intentaba montar un dron cargado de bombas.

En las últimas semanas, la misma pandilla pudo capturar un dron del cártel de Jalisco conectado a un proyectil de mortero que no explotó.

Pero Saucedo dijo que el ataque del domingo puede marcar un refinamiento en las habilidades de bomba de Santa Rosa de Lima.

La bomba de ayer mostró un mayor nivel de habilidad en el manejo de explosivos, dijo Saucedo. Usaron exactamente la cantidad necesaria para matar a quien abrió la caja. Una ola explosiva de 5 metros de diámetro, un trabajo de alta precisión.

Los casinos y bares en México han sido blanco frecuente de demandas de extorsión por parte de los cárteles de la droga, que en el pasado han incendiado negocios o los han rociado con armas de fuego para hacer cumplir tales demandas.

Las explosiones eran frecuentes en Colombia cuando las bandas de narcotraficantes luchaban contra el gobierno en la década de 1980.

Si bien hubo varios cientos de asesinatos menos en Guanajuato en los primeros siete meses de este año en comparación con 2020, Guanajuato sigue siendo el estado con el mayor número de homicidios.