Los peligros de la inmigración ilegal: "Iban a matarme si mi marido no pagaba mi rescate"

  • Más de 11 millones de inmigrantes indocumentados esperan que la reforma migratoria cambie su situación.
  • Es el caso de Zoila Figueroa, una salvadoreña que fue secuestrada por dos "coyotes", que se suponía que la iban a ayudar a cruzar la frontera.
  • Durante su odisea, los hombres amenazaron con matarla a ella ya su bebé si su marido no pagaba un rescate.

Miles de activistas han salido a las calles para reclamar una reforma migratoria integral que beneficiaría a los más de 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país.

Mientras los senadores se ponen deacuerdo, siguen saliendo a la luz los testimonios de inmigrantes ilegales que no pierden la esperanza de que algún día su situación mejore.

La visa 'U' convierte en ciudadanos legales a los inmigrantes que colaboran con la policía Como el caso de Zoila Figueroa, una salvadoreña que fue torturada estando embarazada cuando trataba de cruzar la frontera, según reporta nydailynews.

La mujer pagó 1.500 dólares a dos 'coyotes' para que la ayudasen a cruzar, pero a mitad del camino la golpearon.

Figueroa, de 28 años, permaneció secuestrada durante tres días en una caravana cerca de Hidalgo, Texas, en marzo de 2012. "Me amenazaron con una pistola, apuntando directamente a mi estómago", rcuerda.

"Iban a provocarme el parto si mi marido no pagaba un rescate ", recuerda.

Por suerte eso no sucedió: sus captores la liberaron después de que su esposo pagase 3.990 dólares. Tiempo después, Figueroa daba a luz a su tercer hijo.

Ahora, un año después, esta salvadoreña, sigue traumatizada con lo que le sucedió (padece diversos trastornos como agorafobia). Además, se enfrenta a un futuro incierto en Estados Unidos.

Residentes legales a cambio de cooperar

El abogado de Figueroa cree que puede optar a una visa "U", aquella que les da a los inmigrantes indocumentados  -que han sido víctimas de un delito-, la oportunidad de convertirse en residentes legales si cooperan con la policía.

Además, deben demostrar que han sufrido abusos físicos o mentales.  Este tipo de visas se crearon en el año 2000 para hacer que los inmigrantes perdieran el miedo a denunciar los delitos, y también para ayudar a la policía a resolver crímenes.

Cada año, se pueden conceder hasta 10.000 visas, pero depende del departamento de seguridad de cada ciudad.

Aunque Figueroa ha cooperado con las autoridades de Hidalgo, parece que estos se han negado a aprobar la documentación necesaria, dejándola en peligro de ser deportada.