Llegan manifestantes a Washington; fuerte presencia policial

A la sombra de un fortificado Capitolio de Estados Unidos, algunos cientos de manifestantes llegaron el sábado a un acto en apoyo a los acusados de la revuelta de enero, pero se vieron ampliamente su...

A la sombra de un fortificado Capitolio de Estados Unidos, algunos cientos de manifestantes llegaron el sábado a un acto en apoyo a los acusados de la revuelta de enero, pero se vieron ampliamente superados en número por la prensa y la policía fuertemente armada.

La Policía del Capitolio, que no dejaba nada librado al azar, estaba reforzada con cientos de agentes traídos a Washington para evitar una repetición de los ataques antes de la juramentación presidencial. Se erigió una valla en torno al Capitolio, la policía de la ciudad estaba en alerta y se pidieron refuerzos a la Guardia Nacional.

Hubo algunos altercados al comenzar el acto y una persona fue arrestada por portar un puñal, dijo la policía, pero no hubo mayores incidentes al comienzo. Con todo, los agentes estaban alertas ante la posibilidad de enfrentamientos violentos entre manifestantes y contramanifestantes. La policía también estaba atenta a la eventualidad de que hubiera gente armada. Sin embargo, se permitió que llegara gente con mochilas y no se montaron retenes de inspección.

El acto tuvo lugar en un campo lejos del Capitolio rodeado por camiones pesados. Los agentes recogían sus equipos antimotines en zonas apartadas y se instalaron barricadas en las calles. Dentro del Capitolio se colocaron escudos policiales en puertas y ventanas, en agudo contraste con los hechos de enero, cuando los agentes sin pertrechos antimotines fueron superados rápidamente por los revoltosos.

Persisten los intentos de reescribir la historia de violencia y pánico de ese día y la volatilidad creciente detrás de la mentira de que la elección de 2020 fue fraudulenta no permite pronosticar lo que sucederá este fin de semana. Después de todo, las fuerzas de seguridad sólo preveían una protesta a favor de la libertad de expresión el día que los partidarios de Trump tomaron el Capitolio para tratar de impedir la certificación de la victoria de Joe Biden.

El jefe de la Policía del Capitolio, Tom Manger, dijo en conferencia de prensa el viernes que no se podía determinar si las amenazas de violencia en el acto del sábado son creíbles, pero la cháchara en línea y en otros medios ha sido similar a la que se subestimó en enero.

La autorización de la protesta admite a 700 personas. Según Manger, la mayor probabilidad de violencia será en los choques entre manifestantes y contramanifestantes. La policía también se prepara para la eventualidad de que algunos manifestantes estén armados.

No toleraremos la violencia y no toleraremos la conducta criminal de ninguna clase, dijo Manger. El pueblo estadounidense y los legisladores esperan que protejamos el Capitolio. Confío que el plan que hemos elaborado cumplirá con esa expectativa.

El acto, organizado por Matt Braynard, un exempleado de la campaña presidencial de Trump, es en apoyo a los detenidos por participar en la insurrección del 6 de enero. Hay unas 63 personas presas entre las más de 600 acusadas de participar en la violencia de ese día. El acto intenta minimizar y negar la violencia de enero.