Puertas ornamentales robadas regresan a Chipre desde Japón

de San Anastasio en la aldea de Peristeronopigi.

de San Anastasio en la aldea de Peristeronopigi.

Esta iglesia construida en 1775 se alza sobre una caverna donde se conserva la tumba del santo.

El robo de las puertas tuvo lugar después de la división étnica de la isla en 1974, cuando Turquía la invadió en respuesta a un golpe de Estado que buscaba la unión con Grecia. Los chipriotas turcos declararon la independencia del norte, reconocida solamente por Turquía.

Cientos de frescos, mosaicos y otras obras de arte religiosas fueron robadas de las iglesias del norte después de la invasión, en lo que Karousos llamó un genocidio cultural.

Desde 1974, el gobierno chipriota y las autoridades eclesiásticas libran largas batallas legales en Estados Unidos, Europa y otros lugares para recuperarlas.

Karousos dijo que la repatriación de las puertas es un mensaje a los contrabandistas de antigí¼edades y la banda internacional de ladrones que, aunque pasen los años, (Chipre) los cazará, porque el genocidio cultural no se puede tolerar en ninguna parte del mundo.