Minorista británico culpa al Brexit por cierre de 11 tiendas

El minorista británico Marks & Spencer anunció el jueves que cerrará 11 de sus tiendas en Francia, principalmente en París, alegando problemas de suministro de alimentos frescos y refrigerados rel...

El minorista británico Marks & Spencer anunció el jueves que cerrará 11 de sus tiendas en Francia, principalmente en París, alegando problemas de suministro de alimentos frescos y refrigerados relacionados con la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

El grupo atribuyó su decisión de cerrar todas las tiendas de franquicia con su socio SFH en Francia a la interrupción de exportaciones hacia Europa debido al Brexit.

M&S tiene una larga historia de servicio a clientes en Francia y esta no es una decisión que nosotros o nuestro socio SFH haya tomado a la ligera, dijo Paul Friston, director gerente de M&S International.

Sin embargo, tal como están las cosas hoy, las complejidades de la cadena de suministro que siguieron a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, hacen ahora que sea casi imposible para nosotros servir productos frescos y refrigerados a los clientes con los altos estándares que esperan, lo que resulta en un impacto continuo en el desempeño de nuestro negocio, agregó.

Se prevé que las tiendas cierren a finales de año.

M&S dijo que sigue en conversaciones con su socio Lagardere Travel Retail sobre sus nueve tiendas francesas en aeropuertos y estaciones de tren, que según dijo continúan operando con normalidad.

Su sitio web en Francia, que vende principalmente ropa y productos para el hogar, no se verá afectado, agregó el grupo.

Gran Bretaña abandonó formalmente la UE en enero de 2020, pero permaneció dentro de su órbita económica hasta principios de este año, cuando se estableció un nuevo acuerdo de libre comercio mucho más flexible. Bajo los nuevos acuerdos comerciales, no hay aranceles ni cuotas para las exportaciones a la UE.

Sin embargo, existe una serie de requisitos reglamentarios, en particular con respecto a las normas alimentarias, que dificultan o incluso imposibilitan la exportación de ciertos productos, entre ellos alimentos básicos británicos como las salchichas, las empanadas de cerdo y los sándwiches. El comercio entre Gran Bretaña y la UE se ha complicado aún más por las restricciones del coronavirus.