Pesquisa a primer ministro desestabiliza gobierno de Haití

El gobierno de Haití ha comenzado a desmoronarse luego de que las autoridades que investigan el asesinato del presidente centraron su atención en el primer ministro Ariel Henry, quien despidió el m...

El gobierno de Haití ha comenzado a desmoronarse luego de que las autoridades que investigan el asesinato del presidente centraron su atención en el primer ministro Ariel Henry, quien despidió el miércoles al ministro de Justicia apenas horas después de que otro alto funcionario renunciara y lo acusara de obstruir la justicia.

Henry despidió al ministro de Justicia, Rockfeller Vincent, un día después de que hiciera lo mismo con el fiscal general de Puerto Príncipe, quien lo había vinculado con un sospechoso clave en el asesinato del presidente Jovenel Moí¯se.

Por su parte, Renald Lubérice, quien durante más de cuatro años fue secretario general del Consejo de Ministros de Haití, dijo en una carta que no podía permanecer bajo la dirección de alguien que está bajo sospecha y que no tiene la intención de cooperar con la justicia sino que, por el contrario, busca obstruirla por todos los medios.

Lubérice también dijo que le preocupan las supuestas pruebas que implican a Henry en el magnicidio.

Que cada ministro se coloque a la altura de su misión en esta encrucijada histórica, apuntó.

Un vocero de Henry se negó a hacer declaraciones. Vincent tuiteó que la confianza que Moí¯se depositó en él le permitió servir con dignidad, competencia, lealtad y un sentido de servicio público.

Vincent agregó que Haití está obligado a presentar a los responsables ante la justicia: Es un asunto de dignidad nacional. Confío en la independencia de la justicia de mi país para aclarar este caso emblemático y todos los demás casos pendientes".

Henry nombró a Liszt Quitel ministro de Justicia y a Josué Pierre Louis secretario general del Consejo. Quitel se desempeñó como ministro del Interior bajo la dirección de Henry y alguna vez fue asesor del presidente haitiano René Préval.

Ambos nombramientos tienen lugar menos de una semana después que el entonces fiscal general de Puerto Príncipe, Bed-Ford Claude, solicitara a Henry reunirse con él el martes para que explicara por qué tuvo dos conversaciones telefónicas con un sospechoso clave horas después de que Moí¯se fuera asesinado el 7 de julio. El sospechoso, Joseph Badio, fue despedido del organismo anticorrupción del gobierno en mayo y permanece prófugo, según la policía que lo busca por diversos cargos, entre ellos homicidio.

El martes, Claude ordenó al juez que supervisa el caso que acusara e investigara al primer ministro sobre la base de esas pruebas. Horas después, Henry dispuso que un nuevo fiscal reemplazara a Claude, a quien acusó de una grave falla administrativa sin precisarla.

El día previo al despido de Claude, Vincent ordenó que el jefe de la Policía Nacional de Haití reforzara la seguridad del fiscal porque había recibido amenazas importantes y preocupantes en los últimos días.

Los acontecimientos subrayan que el partido Tí¨t Kale de Moí¯se se está fracturando, señaló Robert Fatto, experto en política haitiana en la Universidad de Virginia.

Algunos políticos apoyan a Henry y otros no, lo que amenaza con seguir desestabilizando el país cuando trata de recuperarse del asesinato y de un terremoto reciente que causó más de 2.200 muertes, todo esto en la víspera de elecciones presidenciales y legislativas.

___

Coto informó desde San Juan, Puerto Rico.