Inundaciones repentinas anegan aldeas en el sur de Francia

Trabajadores de emergencias rescataron o evacuaron a cientos de personas en el sur de Francia cuando las inundaciones repentinas convirtieron carreteras y campos en ríos y lagos.

Trabajadores de emergencias rescataron o evacuaron a cientos de personas en el sur de Francia cuando las inundaciones repentinas convirtieron carreteras y campos en ríos y lagos.

Ante la amenaza de más aguaceros intensos en la zona el miércoles, los servicios de emergencias de la región de Gard dijeron que los rescatistas buscaban a al menos una persona desaparecida tras la inundación del martes en la noche.

Por el momento no se han reportado víctimas, pero las autoridades señalaron que las lluvias causaron importantes daños en viviendas e infraestructuras en pueblos y aldeas entre Nimes y Montpellier.

Una persona fue alcanzada por un rayo pero sobrevivió, y el techo de un supermercado se vino abajo por el peso del agua, explicó el servicio de emergencias regional.

Las personas desalojadas de un camping contaron a la televisora BFM que vieron cómo las aguas se dirigían a sus tiendas. Unos 800 bomberos participaron en las labores de rescate con helicópteros y otros medios.

Las escuelas de la región estaban cerradas en miércoles y, en algunas zonas, comenzaron las tareas de limpieza.

Las inundaciones se producen tras una temporada de clima extremo con devastadores incendios cerca de la Riviera francesa y en los países mediterráneos, inundaciones históricas en Alemania y Bélgica, y sequías y olas de calor en otras partes del mundo. Los científicos dicen que estos fenómenos son habituales, pero ocurrirán con más frecuencia ahora que la temperatura del planeta está subiendo por el cambio climático.