Guatemala: Congreso niega por 2da vez estado de calamidad

La oposición política en el Congreso guatemalteco logró el lunes una importante victoria frente al oficialismo al negarse a aprobar, por segunda vez, un estado de calamidad solicitado por el ejecut...

La oposición política en el Congreso guatemalteco logró el lunes una importante victoria frente al oficialismo al negarse a aprobar, por segunda vez, un estado de calamidad solicitado por el ejecutivo y con el que pretendía realizar compras sin necesidad de mayor fiscalización, argumentando la presencia de la pandemia de coronavirus.

Debido al alto nivel de contagios en el país, el presidente Alejandro Giammattei solicitó la semana pasada un estado de calamidad, con el que pretendía implementar un toque de queda, restricciones de movilidad, reunión, entre otros. Sin embargo, también serviría para la compra y adquisiciones de equipo médico y otros, pero sin mayor fiscalización.

El congreso se tomó tres días para discutir la iniciativa. La Corte de Constitucionalidad ordenó al legislativo que, de no aprobar el decreto de estado de calamidad, debía también realizar una votación para improbarlo, y así este tuviera validez.

La improbación alcanzó 81 votos de 160 diputados al Congreso, según la ley se requiere de la mitad más uno para aprobar un decreto.

En una transmisión por Facebook live, el diputado opositor Aldo Dávila denunció frente a más de 230 mil espectadores que el presidente del Congreso, el oficialista Allan Rodríguez, presuntamente negociaba la compra de votos a favor del estado de calamidad. Rodríguez no se pronunció respecto a los señalamientos de Dávila.

El diputado Samuel Pérez dijo al terminar la plenaria que la forma en que se negociaban los votos era un descaro. Esta sesión va a quedar en la historia porque fue una manera tan descarada de estar comprando votos, sabían a quién estaban comprando, dijo al referirse a diputados de dos partidos políticos.

Fue una compra de votos con el dinero del pueblo, dijo. Fue una derrota no solo al estado de calamidad sino a la corrupción del gobierno.

La diputada opositora Andrea Villágran dijo que se le han asignado al ejecutivo más de 3.840 millones de dólares para el combate a la pandemia, pero que lejos de invertir en la salud de la población se han hecho negocios para beneficio de funcionarios.

Hay una necesidad del ejecutivo de manipular la ley para su propio beneficio e interés, dijo Villagrán.

La diputada recalco cómo Rodríguez dio más de 40 minutos para buscar votos a favor del estado calamidad, pero ordenó menos de cinco minutos para que se votara para improbar el estado de calamidad.

Vimos como el presidente del Congreso pretendía declarar sesión permanente para que siguiera en vigencia el estado de calamidad y seguir haciendo negocios, lo hizo de forma arbitraria, dijo Villagrán.

Guatemala registra casi medio millón de contagios desde que inició la pandemia, con 12,315 personas fallecidas. Según el semáforo de contagios, actualmente 305 de los 340 municipios del país están en nivel rojo.