Religiosos piden ayuda humanitaria para migrantes

Una coalición de religiosos pidió a las autoridades polacas el martes que den ayuda humanitaria a un grupo de migrantes que se encuentran varados a la intemperie en la frontera de Polonia con Bielor...

Una coalición de religiosos pidió a las autoridades polacas el martes que den ayuda humanitaria a un grupo de migrantes que se encuentran varados a la intemperie en la frontera de Polonia con Bielorrusia desde hace más de tres semanas.

La coalición, que incluye representantes cristianos, judíos y musulmanes, sostuvo que la gente en la frontera padece hambre, frío e indiferencia.

Motivados por sentimientos de solidaridad humana, llamamos a las autoridades competentes polacas a que brinden inmediatamente a los refugiados varados en la zona de la frontera la ayuda humanitaria necesaria: comidas calientes, bebidas, medicamentos y asistencia médica, dijo la Comunidad de Conciencia-Coalición de Respeto Mutuo en un comunicado.

En las últimas semanas Polonia ha visto una ola de migrantes, principalmente de Irak y Afganistán, que tratan de cruzar la frontera sin autorización. El gobierno polaco acusa al régimen autoritario de Bielorrusia de facilitar la migración hacia Polonia para generar desestabilización en la Unión Europea.

Polonia sostiene que el grupo varado en la frontera desde hace más de tres semanas se encuentra en territorio bielorruso. Les ha ofrecido ayuda humanitaria, pero que las entregas deben realizarse en un cruce oficial de la frontera.

Imágenes de la frontera en la prensa polaca muestran al grupo acampado, con soldados y guardias fronterizos polacos a pasos de distancia.

El primer ministro Mateusz Morawiecki dice que Polonia no cederá al chantaje del presidente bielorruso Alexander Lukashenko.

Crecen los temores por el estado de la gente a medida que las noches se vuelven más frías y se han producido lluvias en la zona. Defensores de los derechos humanos dicen que algunos de los migrantes están enfermos.

Tenemos la responsabilidad humana de ayudar a los necesitados, independientemente de su estatus legal actual y futuro, agregó el grupo en su declaración.

Entre los firmantes se encontraban representantes del Consejo Conjunto de Católicos y Musulmanes, el Consejo Polaco de Cristianos y Judíos, el rector de la Universidad Católica de Lublin y un obispo de la Iglesia Evangélica Augsburgo en Polonia.