París reduce el límite de velocidad para proteger el clima

Se acabó pasar a toda velocidad junto a la Torre Eiffel o por el Barrio Latino sin frenar para apreciar las vistas: A partir del lunes, el límite de velocidad en casi todas las calles de París es d...

Se acabó pasar a toda velocidad junto a la Torre Eiffel o por el Barrio Latino sin frenar para apreciar las vistas: A partir del lunes, el límite de velocidad en casi todas las calles de París es de apenas 30 kilómetros por hora (menos de 19 millas por hora).

Es una nueva iniciativa de una ciudad que trata de mejorar su reputación medioambiental y transformar la relación de la gente con sus vehículos. Los responsables municipales también aspiran a reducir los accidentes y hacer París más acogedora para los peatones.

Los propietarios de automóviles están indignados. Los repartidores dicen que aumentará los tiempos de espera de los clientes. Los taxistas dicen que aumentará los precios y perjudicará a su negocio.

Pero los sondeos sugieren que la mayoría de los parisinos está a favor, especialmente con la esperanza de que el cambio haga las calles más seguras y tranquilas.

Los ciclistas ya se mueven más deprisa que los autos en la populosa capital francesa. Y siendo realistas, sólo estrellas del cine de acción como Tom Cruise en Mission Impossible pueden pasar a toda velocidad por las calles medievales de París, que apenas dejan espacio para un auto.

La nueva norma incluye excepciones para unas pocas avenidas más anchas, como los famosos Campos Elíseos, y la circunvalación en torno a la capital histórica.

El gobierno de la alcaldesa socialista Anne Hidalgo ya ha restringido o prohibido el tráfico de vehículos en varias calles y multiplicado el número de ciclovías.

Otras ciudades y pueblos de Francia han limitado también la velocidad a 30 kilómetros por hora.