Evacuación de animales de Kabul genera debate en GBretaña

Un ex miembro del Cuerpo de Marines Reales de Gran Bretaña que llevó a cabo una campaña importante para abandonar Afganistán con cerca de 200 perros y gatos rescatados viajó a un lugar seguro, ac...

Un ex miembro del Cuerpo de Marines Reales de Gran Bretaña que llevó a cabo una campaña importante para abandonar Afganistán con cerca de 200 perros y gatos rescatados viajó a un lugar seguro, acompañado por los animales, pero sin el personal afgano de su organización benéfica, que se quedó en Kabul.

Un avión fletado con financiación privada que transportaba a Paul Pen Farthing y a sus animales aterrizó el domingo en el Aeropuerto Heathrow de Londres luego de una odisea que conmovió y dividió a Gran Bretaña, planteando cuestiones espinosas sobre el valor relativo que se da a las vidas humanas y a las de los animales.

Iain McGill, un veterinario involucrado en la campaña, dijo que los animales parecían estar saludables y que habían sido colocados en cuarentena.

Farthing, quien fundó la organización benéfica Nowzad luego de servir en las fuerzas británicas en Afganistán hace 15 años, podía unirse a la evacuación aérea del ejército de Gran Bretaña junto con los miembros afganos de su personal y sus dependientes. Sin embargo, rechazó partir del país sin los animales.

Durante días, Farthing utilizó las redes sociales y entrevistas con los medios de comunicación para contar sus intentos para salir del país con sus compañeros de cuatro patas en medio del caótico éxodo del aeropuerto de Kabul, mientras sus partidarios presionaban al gobierno británico para que ayudara con la labor de rescate nombrada Operación Ark.

Farthing consiguió el respaldo de las celebridades, incluido del comediante Ricky Gervais, y muchas ofertas para adoptar a los animales rescatados. Pero también recibió críticas de quienes dijeron que la campaña estaba quitando tiempo y energía de la labor de rescatar a los afganos que están en peligro de los talibanes, quienes tomaron el control del país.

Gran Bretaña informó que evacuó a más de 15.000 ciudadanos británicos y afganos vulnerables en una evacuación aérea de dos semanas de duración que terminó el sábado. Sin embargo, las autoridades dijeron que hasta 1.100 afganos que eran elegibles para viajar a Reino Unido se quedaron atrás. Algunos legisladores británicos que habían tratado de ayudar a las personas que quedaron varadas y a sus familias creen que el total es mucho mayor.

¿Qué dirían si mando una ambulancia para salvar a mi perro en lugar de salvar a su madre?, cuestionó el legislador Tom Tugendhat, quien estuvo en el ejército británico en Afganistán.

Acabamos de usar a muchos soldados para traer 200 perros. En tanto, es probable que el intérprete de mi familia sea asesinado, comentó Tugendhat a la estación de radio LBC el sábado.

Farthing y sus partidarios dijeron que la Operación Ark no le quitó lugar a la gente ni restó recursos del operativo oficial de evacuación. Pero funcionarios del gobierno británico han expresado cada vez más su frustración.