Protestan en vehículos contra el mandatario en Tailandia

Una enorme cola de automóviles, camiones y motocicletas serpenteó el domingo por las calles de Bangkok en una protesta sobre ruedas contra el gobierno del primer ministro Prayuth Chan-ocha, a quien ...

Una enorme cola de automóviles, camiones y motocicletas serpenteó el domingo por las calles de Bangkok en una protesta sobre ruedas contra el gobierno del primer ministro Prayuth Chan-ocha, a quien acusan de mal manejo de la crisis del coronavirus.

Esta protesta tiene un solo mensaje, que es ˜¡Fuera Prayuth!™, expresó Sombat Boonngamanong, un activista que ayudó a organizar la protesta.

El mandatario, añadió, ha tenido siete años para gobernar al país y ha demostrado ser incapaz de liderar, así que no podemos dejar que siga ahí.

Las protestas sobre ruedas parecen ir aumentando en popularidad, aunque debido a su naturaleza móvil es difícil afirmarlo con certeza. Algunas personas al lado de las vías portaban carteles expresando su solidaridad con los manifestantes o alzando tres dedos, el saludo característico del movimiento opositor.

Prayuth tomó el poder inicialmente en 2014, cuando era jefe del ejército y encabezó un golpe militar contra el gobierno electo. Siguió al mando del país como primer ministro, a la cabeza de una coalición, tras unas elecciones en 2019.

Los organizadores afirman que las protestas vehiculares evaden las prohibiciones contra las concentraciones de personas dictadas a raíz de la pandemia del coronavirus. Al ser una protesta móvil, se le dificulta a las fuerzas de seguridad acorralar a los manifestantes y se reduce la posibilidad de enfrentamientos violentos.

El gobierno impone una ley para evitar la propagación del COVID-19, así que nuestra protesta hace lo mismo, aseveró Sombat.

Si usáramos un autobús estaríamos violando la ley, pero si cada uno se queda en su carro con menos de cinco personas, ¿cómo puede eso violar la ley? añadió.

Prayuth está preocupado por la salud tanto de los manifestantes como de los policías ya que considera que la protesta podría convertirse en un foco de infección del virus, afirmó su vocero Thanakorn Wangboonkongchana la semana pasada.