Afganistán: Al menos 73 muertos en ataque contra aeropuerto

Dos atacantes suicidas y hombres armados atacaron a multitudes de afganos a las afueras del aeropuerto de Kabul el jueves, transformando una escena de desesperación en una de horror en los últimos d...

Dos atacantes suicidas y hombres armados atacaron a multitudes de afganos a las afueras del aeropuerto de Kabul el jueves, transformando una escena de desesperación en una de horror en los últimos días de intensos operativos para evacuar a personas que desean huir de Afganistán luego de la retirada estadounidense y del ascenso del Talibán al poder. Por lo menos 72 personas murieron, 60 de ellos afganos y 13 militares estadounidenses, informaron autoridades.

El general estadounidense a cargo de la evacuación, el general Frank McKenzie, prometió que Estados Unidos "iría detrás de los perpetradores de los ataques y advirtió que se presume que ocurran más incidentes de ese tipo.

El presidente Joe Biden repitió esos sentimientos en un discurso a la nación en el que se dirigió directamente a los responsables del ataque.

No perdonaremos. No olvidaremos. Los perseguiremos y los haremos pagar, dijo Biden.

Poco después de que McKenzie habló, el grupo Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad de los ataques en su canal de noticias Amaq. McKenzie dijo que no se suspenderían las labores de Estados Unidos para evacuar a los estadounidenses y a otras personas, y que los vuelos continuarían despegando. Señaló que había una gran cantidad de seguridad en el aeropuerto y que se estaban utilizando rutas alternas para sacar a la gente.

De los militares estadounidenses que perecieron en los ataques, 11 eran infantes de Marina y uno médico de la Armada, informaron funcionarios de Washington. McKenzie dijo que otros 15 efectivos habían resultado heridos. Las autoridades advirtieron que esa cifra podría aumentar. También hubo 140 afganos lesionados, añadió un funcionario de Afganistán.

Una de las bombas estalló junto a un grupo de personas que estaban paradas en un canal de aguas residuales bajo un intenso calor. El estallido arrojó a sus víctimas hacia el agua fétida. Personas que poco antes esperaban abordar aviones para salir de Afganistán cargaban a los heridos hasta las ambulancias, con sus propias ropas empapadas de sangre.

La filial del grupo Estado Islámico en Afganistán es mucho más radical que el Talibán, el cual recientemente tomó el control del país y condenó el ataque.

Funcionarios occidentales habían advertido de un ataque importante e instaron a las personas a abandonar el aeropuerto, pero los afganos desesperados por escapar del país hicieron caso omiso en los últimos días de una evacuación liderada por Estados Unidos antes de que el país finalice oficialmente su presencia de 20 años el 31 de agosto.

Emergency, una organización benéfica italiana que opera hospitales en Afganistán, dijo que había recibido al menos 60 personas que resultaron heridas en el ataque al aeropuerto, además de 10 que estaban muertas cuando llegaron.

Los cirujanos trabajarán hasta altas horas de la noche, dijo Marco Puntin, gerente de Emergency en Afganistán. Los heridos desbordaron la zona de triaje hacia el área de fisioterapia y se estaban colocando más camas, añadió.

El funcionario afgano que confirmó el número total de víctimas afganas habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a los medios.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo que una explosión ocurrió cerca de una entrada del aeropuerto y otra a poca distancia cerca de un hotel. McKenzie señaló que claramente algún fallo en el aeropuerto permitió al atacante suicida acercarse a la puerta.

Comentó que el Talibán ha estado revisando a la gente afuera de la entrada, aunque no había indicios de que los talibanes hubieran permitido de manera deliberada que los ataques fueran perpetrados. Señaló que Estados Unidos ha pedido a los comandantes del Talibán que refuercen la seguridad alrededor del aeropuerto.

Adam Khan estaba esperando cerca cuando vio la primera explosión frente a lo que se conoce como la puerta Abbey. Dijo que al parecer varias personas habían muerto o resultado heridas, o incluso algunas habían sufrido mutilaciones.

La segunda explosión se produjo en el Hotel Baron o en sus inmediaciones, donde en los últimos días se dijo a muchas personas, incluidos afganos, británicos y estadounidenses, que se reunieran antes de dirigirse al aeropuerto para su evacuación. Más tarde se escucharon otras explosiones, pero el portavoz del Talibán, Zabihullah Mujahid, dijo que algunas de las detonaciones fueron realizadas por las fuerzas estadounidenses para destruir sus equipos.

En días recientes, el aeropuerto ha sido escenario de algunas de las imágenes más dramáticas de la caótica retirada estadounidense y del súbito ascenso del Talibán al poder. Vuelo tras vuelo han ido despegando, llevándose a gente que teme una repetición del brutal régimen que los talibanes impusieron en la década de 1990.

___

Faiez informó desde Estambul, Baldor desde Washington y Krauss en Jerusalén. También colaboraron los periodistas de The Associated Press Jill Lawless en Londres; Jon Gambrell en Dubái, Emiratos írabes Unidos; Sylvie Corbet en París; Jan M. Olsen en Copenhague; Rahim Faiez, Tameem Akhgar y Andrew Wilks en Estambul; James LaPorta en Florida; Mike Corder en La Haya; Philip Crowther en Islamabad; Colleen Barry en Milán; y Aamer Madhani, Matthew Lee y Robert Burns en Washington.